De espejos de fibra de carbono a una web serie animada, los proyectos adjudicados por investigadores del IFA en el fondo ALMA – CONICYT

Sólo seis proyectos resultaron ganadores este año, en el cada vez más competitivo fondo concursable ALMA – Conicyt, dos de ellos de la Universidad de Valparaíso.

El primero, titulado “Mito y Rali en la tierra de las estrellas”, único proyecto adjudicado en el área de difusión, fue presentado por la Dra. Catalina Arcos, académica en IFA,  como investigadora responsable, en colaboración con la Encargada de Difusión del IFA, Daniela Rusowsky, con amplia experiencia en el desarrollo de material audiovisual científico.  El segundo, adjudicado por el Dr. Matthias Schreiber, permitirá la contratación de dos ingenieros para el desarrollo de espejos astronómicos “made in Chile”.

Derribando mitos a través del audiovisual

El fondo adjudicado de difusión,  consiste en una webserie de animación para niños entre 6 y 12 años titulada “Mito y Rali en la tierra de las estrellas”. La serie consiste en cinco capítulos de cuatro minutos de duración, cuyos personajes centrales son un niño  y una niña que viven en la ciudad de Antofagasta, que buscan la asistencia de diversos especialistas para derribar mitos populares en torno a la astronomía, que suelen ser alarmistas y generar gran temor en la población.  La serie será distribuida en plataformas online y redes sociales, y servirá además como herramienta didáctica en ferias científicas y talleres escolares.

Me encanta la idea de trabajar con niños porque son una hoja en blanco. Si queremos mejorar el pensamiento científico en la población, hay que partir desde pequeños. Cuando un niño o niña se expone a una serie animada con conocimientos científicos, comienza a hacerse preguntas como por ejemplo por qué nuestros cielos son mejores qué otros para la astronomía o por qué los observatorios se instalan en el norte de Chile, entonces el niño comienza así poco a poco a desarrollar el método científico”, comentó  la Dra. Catalina Arcos, investigadora responsable del proyecto, a lo cual agregó: “Este despertar del lado científico es importante, independiente de que sigan o no una carrera científica más adelante en la vida, pero esto les sirve para ir desde pequeños descubriendo cosas nuevas”. La realización será ejecutada gracias al apoyo externo de la productora “Máquina Visual”, quienes han estado a cargo  de programas de corte educativo como “Pichintún”, “Cuenta la Leyenda” y “Las  Aventuras de Ruka”, todas series ganadoras del fondo del Consejo Nacional de Televisión (CNTV). En opinión de la Dra Arcos, esta posibilidad de trabajar codo a codo con una productora de animación es también un reto para el equipo científico. “Esto es un gran desafío porque los proyectos de divulgación en general son en terreno, dando charlas o talleres, pero esta vez vamos a trabajar con especialistas en comunicación, en animación y con asesoría pedagógica, para lograr un contenido apropiado para los niños. Todo esto es una gran desafío interdisciplinario muy interesante”.

Espejos astronómicos con tecnología nacional

El fondo ALMA – CONICYT también favoreció a la Universidad de Valparaíso con un proyecto de desarrollo tecnológico. Hasta el momento en el mundo sólo hay un prototipo de un espejo astronómico de fibra de carbono, el que se hizo en Arizona y hubo un intento en Holanda. Actualmente los únicos que siguen esa idea es el equipo chileno, de la Universidad de Valparaíso con la Universidad Santa María, quienes ya han avanzado en un prototipo de espejo de aproximadamente 35 cm de diámetro y esperan llegar a un espejo de un metro a fin del proyecto. “Chile es conocido por tener los mejores cielos del mundo. El Desierto de Atacama es el desierto más seco del mundo y además tiene montaña. Eso conviene a los astrónomos y por eso nuestro desierto se está convirtiendo en un polo mundial de la astronomía observacional y por eso la investigación astronómica es una de las disciplinas científicas más fuerte. Sin embargo, en general contribuimos poco al desarrollo tecnológico para construir esos telescopios”, comenta el Dr. Schreiber, académico a cargo del fondo adjudicado.

La idea de fabricar espejos en fibra de carbono tiene muchas ventajas, como por ejemplo que es un material más liviano que el vidrio, lo que facilita el transporte. “Actualmente se están construyendo telescopios en Chile y los espejos gigantes y muy pesados que se construyen en Europa o los Estados Unidos hay que llevarlos al norte de Chile y el transporte es un costo no menor en todo el proceso. Producir espejos livianos en Chile implica que el transporte y manejo sea lo más fácil posible, esa es la idea”, señaló Schreiber, a lo cual agregó: “Además formamos parte de un nuevo proyecto grande que se llama Planet Formation Imager. La idea es construir un conjunto de nuevos telescopios para observar planetas en proceso de formación. Queremos producir los espejos para estos telescopios aquí en Valparaíso”