Conociendo sus historias de vida es como el IFA celebra el Día Internacional del Migrante


Científicamente sabemos que la tierra gira en torno a su propio eje, sin embargo, lo que no sabemos es que la vida también puede dar vueltas y guiarnos a lugares impensables para cumplir nuestros sueños. Hoy estamos aquí, ¿y mañana?


Así comienza muchas de las historias de migrantes científicos del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, en la cual gran parte son originarios de otros países. En tan sólo profesores, diez de veintidós son extranjeros, y el número en cuanto a investigadores postdoctorales continúa subiendo, diez de doce pertenecen a foráneos, al igual que estudiantes de postgrado.


Es por ello que es necesario destacar la labor de cada uno de ellos y su gran aporte como personas e investigadores para el Instituto.
El Dr. Radostin Kurtev es académico del IFA y nació en Bulgaria, en una ciudad en la costa del mar Negro llamada Varna. Desde su infancia comprendió que la astronomía llamaba poderosamente su atención, por lo que pasaba tardes enteras en el planetario público de su ciudad, con círculos astronómicos gratuitos. Es aquí como estudiante de colegio rodeado de amigos con los mismos intereses es que decidió estudiar astronomía en la universidad más grande del país y la única que impartía la carrera a nivel nacional, la Universidad de Sofía.
Fueron cinco años de pregrado en los que estudió física con mención en astrofísica. En ese entonces sólo había noventa estudiantes al año de física en todo el país de Bulgaria. “Después de los cinco años, volví a mi ciudad y empecé a trabajar como astrónomo en el mismo planetario donde empecé como aficionado, era más trabajo de divulgación que de ciencia, aunque los primeros años me gustaba, después decidí que podía aportar más en la astronomía”, siguiendo esta inspiración postuló a un concurso para ejercer como profesor en la Universidad de Sofía, la cual ganó. Fue durante estos años en el que hizo su doctorado en la misma universidad, “en ese momento yo tenía un puesto de planta y veía mi futuro dentro de la universidad”.
¿Qué lo inspiró a viajar a Chile?
Su esposa, la también astrónoma búlgara y académica del IFA, Dra. Jura Borissova, ganó un puesto de postdoctorado en la Pontificia Universidad Católica de Chile, por lo que viajó con la idea de estar solamente dos años para luego volver. Sin embargo, a ella: “Le gustó bastante las condiciones en Chile para trabajar, por lo que postuló y ganó un puesto en la ESO, así que viajé a Chile para estar con ella”. Tal como lo menciona el Dr. Kurtev, su viaje a Chile coincidió con la apertura de la astronomía en la Universidad de Valparaíso, de modo que postuló como astrónomo, ganando el puesto. “Era uno de los primeros extranjeros y aquí sigo”. Luego de casi veinte años en el país, el profesor y astrofísico continúa ejerciendo y aportando en la astronomía chilena.
“Extraño a mi familia y amigos de Bulgaria” comenta el Dr. Radostin, sin embargo, luego de tanto tiempo en el país de a poco se ha ido acostumbrando a su vida en Chile. Desde su llegada, no han existido grandes choques culturales, no obstante, comenta entre risas que los búlgaros tienen un sentido del humor muy raro, “me gustaba mucho bromear con todo, contaba algunos chistes búlgaros y la gente no se reía, me veía extraño. A lo que mi señora me aconsejó dejar de bromear porque la gente no me entendía”.
“Vivir en Chile ha sido una buena experiencia”. Durante los primeros dos o tres años en Chile, la Universidad de Sofía guardó su puesto como académico, debido a que la idea original era volver a Bulgaria. “Acá las cosas se desarrollaron muy bien, tanto Jura como yo tenemos puestos en el Instituto de Física y Astronomía, y estamos los dos acá, lo que es algo clave en nuestra historia, de forma que decidimos quedarnos, estamos muy bien con todo”, finalizó.
Santiago Bernal es actualmente estudiante de postgrado. Nació en una ciudad rodeada de volcanes, llamada Ibarra ubicada en Ecuador. Sus estudios de pregrado los realizó en la Escuela Politécnica Nacional en Quito-Ecuador, en donde estudió física, “durante mi carrera me interesé en unas cuántas áreas, pero la astronomía siempre me pareció la más interesante. Después de asistir a charlas y escuelas de astronomía y gracias a la guía de dos astrónomos me decidí por hacer mi carrera en esta rama”:
¿Qué lo inspiró viajar a Chile?
Según el físico, durante sus estudios de pregrado, tuvo la oportunidad de hacer prácticas profesionales en una universidad chilena, “desde ahí pensé en Chile como una buena opción para continuar con mi carrera y cuándo tuve la oportunidad de aplicar a un postgrado la tomé y resultó exitosa”, consolidándose en la actualidad como estudiante de postgrado en el Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso.
“Aparte de la familia y amigos, lo que más extraño es la gastronomía de Ecuador”, tal como comenta Bernal, hay muchos alimentos que utilizan comúnmente los ecuatorianos que en Chile no se pueden encontrar. Por otra parte, “Debido a que crecí cerca de grandes montañas también extraño tener siempre frente a mí un volcán”, destacó.
“Mi experiencia ha sido muy buena”. Para el físico, a pesar del panorama mundial actual, comenta que se ha encontrado con personas muy amables, “puedo decir que como países latinos compartimos muchas costumbres lo que hace que me sienta a gusto viviendo aquí”. A pesar de ello, comenta que no le agrada la demora y complejidad de los requisitos para realizar trámites legales, “para extranjeros la espera y la cantidad de requisitos suele ser mayor”.
Tal como lo menciona el físico, “La astronomía en Chile está creciendo rápido ya que cada vez se explotan mejor las ventajas de tener varios telescopios en el país y la participación en colaboraciones internacional, lo que produce trabajos de investigación que están en las fronteras del conocimiento”. En cuanto a su experiencia como estudiante de postgrado, “en la universidad he encontrado a excelentes profesionales y a excelentes personas quienes me han ayudado a crecer en todos los aspectos de mi vida”, destacó.