¿Cómo viajó el humo de los incendios de Australia a Chile? Omar Cuevas, académico del IFA, nos explica el fenómeno.

Los incendios en Australia no han dejado indiferentes a nadie, pero quién iba a pensar que seríamos capaces de ver con nuestros propios ojos el resultado de tamaña catástrofe ambiental y humana, sobrevolando nuestro cielo a 5 km de altura.

Para informarnos más al respecto consultamos al académico del IFA, Omar Cuevas, quien es también Jefe de Carrera de la Licenciatura en Física en nuestra casa de estudios, para conocer más sobre este fenómeno y lo que podemos esperar de éste.

“En la atmósfera hay movimientos de aire locales, que dependen de las condiciones particulares de la zona, y otras conexiones que son de escala planetaria. Esas tele-conexiones son producto de la interacción de masas de aire a diferentes temperaturas, las que tienen condiciones físicas distintas generando una lucha de fuerzas constantes. Estas condiciones provocan ondas largas que son capaces de recorrer todo el globo en diferentes latitudes.”, nos explica Omar Cuevas.

Imagen satelital de GOES-16 de hoy en horas de la mañana en donde se observa la gran cantidad de humo sobre la zona central de Chile
Fuente: CIRA

A continuación agrega: “Lo que pasa en Australia es que se ha quemado mucho bosque y todo ese humo que es cálido asciende en la atmósfera a lugares más fríos, llegando a donde funcionan estas corrientes las que toman estas partículas, transportándolas dependiendo de qué sistema meteorológico se esté formando en el Océano Pacífico, y de eso depende de cómo y cuándo va a llegar. Acá en la zona central se vio un tono grisáceo en el cielo, un manto que parece una nubosidad muy delgada, pero no era nubosidad era humo (…) Esto está viajando y parte de este humo puede incluso dar la vuelta y llegar de nuevo al lugar de origen, dependiendo de los sistemas meteorológicos presentes y lo que va cayendo y decantando en el trayecto, pero sí es posible”.

Si bien no hay riesgo de contaminación directa y no tiene mayores efectos para nosotros de forma inmediata, hay otros fenómenos que para Cuevas resultan interesantes y a los cuales debemos estar atentos y monitorear, como el aumento de la temperatura del agua cerca de Nueva Zelanda hace unas semanas y el impacto que podría causar en Chile, considerando su relación con el cambio climático.


“Hace unas semanas atrás hubo un aumento de la temperatura superficial del mar cerca de Nueva Zelanda, aparecía como una mancha en el mar. Esta viajaba por el Océano Pacífico hacia Chile. Se debe estudiar el efecto entre este tipo de fenómenos con la atmósfera. Por ejemplo, puede que las altas temperaturas en Australia tengan alguna relación al respecto. Uno no puede relacionar directamente estos dos fenómenos sin un análisis, pero sí son señales que van apareciendo”,
concluye.

Cabe mencionar que Omar Cuevas además de realizar labores docentes, una de sus líneas de investigación es el estudio de sitios óptimos para la instalación de los nuevos telescopios astronómicos en Chile. Para esto utiliza modelos meteorológicos aplicados en mesoescala que simulan las condiciones atmosféricas en zonas de orografía compleja.