Científico que trabaja en el Telescopio James Webb, uno de los más ambiciosos de la historia, dará charla pública en la UV

El telescopio espacial James Webb, uno de los más espectaculares aportes al desarrollo tecnológico y astronómico de la historia de la humanidad, será instalado en el espacio el 31 de octubre próximo como han confirmado desde la NASA recientemente.

El experto en óptica astronómica, Dr. Marcio Meléndez del Space Telescope Science Institute (STSCI) que trabaja en el equipo que desarrolla las operaciones para la instalación del James Webb Space Telescope (JWST) en el espacio dará la próxima charla pública denominada “Próximos Estrenos: El Telescopio Espacial James Webb” en el Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la Universidad de Valparaíso el lunes 6 de septiembre a las 19:00 horas por el Canal de Difusión IFA.

En particular, el experto hablará sobre el proceso de alinear estos espejos con una precisión del 1/10000 como el grosor de un cabello humano. Dadas las características únicas del telescopio espacial Webb en el infrarrojo, también, él abordará sobre los objetivos científicos y lo que se espera de su funcionamiento en los próximos años.

 El Dr. Marcio Meléndez trabaja principalmente apoyando las operaciones de detección y control de frente de onda del JWST durante la puesta en servicio y las operaciones normales posteriores que requerirá este magno acontecimiento. Anteriormente trabajó en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA como científico de apoyo para el Módulo Integrado de Ciencia de Instrumentos (ISIM), donde se hallan todos los instrumentos científicos. Ahí mismo participó en varias campañas de pruebas criogénicas en Goddard y el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas.

Con un espejo principal de 6.5 metros compuesto de 18 segmentos hexagonales, este telescopio permitirá tener el acceso a una mirada sin precedentes para explorar los comienzos del Universo, las cuales en combinación con los telescopios terrestres ubicados en el norte de Chile revolucionarán, entre otros, nuestro entendimiento de cómo se formaron y evolucionaron las galaxias.  

Este telescopio tiene como particularidad que no estará en órbita alrededor de la Tierra como lo está el Hubble, sino que en realidad orbitará alrededor del Sol, a 1,5 millones de kilómetros (1 millón de millas) de la Tierra en lo que se llama el segundo punto de Lagrange o L2. Es decir, se mantendrá alineado con la Tierra mientras se mueve alrededor del Sol, lo que permite que el gran parasol del satélite proteja el telescopio de la luz y del calor el Sol y la Tierra (y la Luna).

Ver aquí nota anterior publicada en nuestra web