Astrónomas y astrónomos del IFA se adjudicaron tiempo de observación en el Telescopio Espacial Hubble (HST)


Ejemplos de galaxias medusas (crédito: colaboración ESO / GASP)

Se trata de dos proyectos de investigación que integran astrónomas y astrónomos del Instituto de Física y Astronomía -IFA- que obtuvieron tiempo de observación con el Telescopio Espacial Hubble (HST) lo que les permitirá obtener datos y las más nítidas imágenes a las que se puede acceder.

“Al estar en el espacio, este telescopio evita el efecto borroso de la atmósfera terrestre”, señaló la astrónoma Dra. Yara Jaffé del IFA e integrante del equipo de investigación del proyecto “Formación estelar en las colas de galaxias medusa”, liderada por el astrónomo Dr. Marco Gullieuszik (Observatorio Astronómico de Padova, Italia) de la colaboración GASP.

“En mi caso participé en una propuesta para observar ‘galaxias medusa’, que se destacan por sus hermosos tentáculos de gas”, relata la profesora Jaffé del IFA y destaca que: “Lo interesante de las galaxias medusa es que representan una fase de transición en la vida de las galaxias en donde sufren grandes transformaciones debido a un cambio drástico de entorno. Las medusas se encuentran en un proceso migratorio, saliendo de lugares solitarios en el Universo para entrar a grandes cúmulos de galaxias. En su trayecto, se encuentran con el gas caliente que llena el espacio entre las galaxias en los cúmulos, cuya presión es capaz de barrer el gas que la galaxia trae consigo, generando así sus colas o tentáculos que apuntan en dirección opuesta al movimiento. Se espera que después de que suficiente gas haya sido removido, las galaxias se quedarán sin materia prima para formar nuevas estrellas y por lo tanto envejecerán”

Como parte del segundo proyecto que se adjudicó tiempo de observación, titulado “Caminos hacia binarias compactas con enanas blancas”, la estudiante de posgrado del IFA, Stephania Hérnandez, nos explica sobre la importancia de las imágenes que entregará el Hubble para esta investigación. 

Liderado por el astrofísico de la Universidad de Sheffield, UK, Dr. Steven Parsons, el estudio aborda las estrellas binarias compactas. Éstas se componen por una estrella con características similares al sol y una enana blanca, la cual es el remanente de una estrella que ya consumió todo su combustible y perdió sus capas externas.

Crédito: M. Garlick/University of Warwick/ESO

Este tipo de binarias pueden guiarnos para entender el origen y mecanismos por los cuales se producen las explosiones de supernova tipo Ia. Estas fascinantes explosiones son usadas para medir distancias a otras galaxias y tienen un impacto en distintas áreas de la astronomía, por lo cual es importante entender cómo se originan. 

Según explica la astrónoma Hernández: “En estas binarias, la enana blanca no se puede observar con telescopios terrestres, ya que su tamaño es similar al del planeta tierra y su brillo es opacado por la estrella compañera. Para observar una enana blanca en un sistema binario como estos, se requieren observaciones en el ultravioleta, donde el brillo de la enana blanca domina por sobre el de la compañera. Por eso las observaciones con el telescopio Hubble son tan importantes”, recalca. 

Entonces, las observaciones con HST tienen dos objetivos: el primero es caracterizar a las enanas blancas en estas binarias para tener una visión más completa del comportamiento y del futuro de los sistemas. El segundo objetivo es comparar dichas características de la enana blanca con los resultados obtenidos con un método nuevo, el cual hace uso de otros instrumentos. “Esto también es muy importante puesto que no sabemos cuánto tiempo más estará el telescopio Hubble funcionando”, finaliza la estudiante de doctorado.

Este equipo también lo integran los profesores del IFA, Dr Matthias Schreiber y la Dra. Mónica Zorotovic.