Por primera vez, científicos bautizan Valparaíso 1 como nombre a cúmulo de estrellas

Imagen 1: Zona donde se encuentra “escondido” el cúmulo Valparaíso 1. Crédito SDSS. En la esquina de la izquierda se muestra una imagen de la zona en el infrarrojo. Los puntos rojos muestran las estrellas que pertenecen al cúmulo, seleccionadas con la ayuda de datos de movimientos propios y distancias que provienen de Gaia DR2.

El descubrimiento, en el que participaron astrónomos del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso y del Instituto Milenio de Astrofísica (MAS), sugiere que muchas formaciones de este tipo pueden estar escondidas en las regiones interiores de nuestra galaxia y que hasta ahora ha sido imposible de observar. 

A pesar de que las estrellas que lo conforman podrían ser fácilmente observables, incluso con un telescopio aficionado, hasta ahora este cúmulo abierto masivo alojado en el brazo de Sagitario de la Vía Láctea había pasado desapercibido para los astrónomos. Eso, hasta que un grupo internacional de expertos, liderados por el astrónomo de la Universidad de Alicante (España) Ignacio Negueruela, y en el que participan los investigadores Jura Borissova y Radostín Kurtev de la Universidad de Valparaíso y el Instituto Milenio de Astrofísica MAS, lo “pillaron” ocultándose a “simple vista”. Lo bautizaron como Valparaíso 1, ya que parte del equipo involucrado en el hallazgo había colaborado en esta casa de estudios de la V región.

Lo más relevante de este descubrimiento, publicado en las Monthly Notices of the Royal Astronomical Society,  es que con él, se empiezan a arrojar luces respecto a la dificultad para detectar cúmulos de esta envergadura, que a pesar de tener estrellas muy brillantes son muy difíciles de encontrar. 

Imagen 2: El cúmulo Valparaíso 1. Crédito Pan-STARRS.

La importancia de los cúmulos abiertos para el conocimiento de nuestra galaxia 

Luego de nacer, en nubes de polvo y gas, las estrellas se unen en grupos conocidos como cúmulos, que pueden contener desde docenas a cientos de miles de estrellas. Su estudio es muy atractivo para los astrónomos, ya que funcionan como laboratorios naturales, tanto para conocer la historia de nuestra galaxia, como para estudiar la física y química de las estrellas. 

Cuanto más masivo es el cúmulo, es decir, cuando más estrellas contiene, su uso es aún más útil, ya que la muestra de estrellas a estudiar es más grande, permitiendo encontrar objetos en fases evolutivas menos frecuentes. Esto, según Ignacio Negueruela, explica por qué los astrónomos han estado buscando cúmulos más masivos en nuestra galaxia – que contengan más de diez mil estrellas- ya que según hasta unos 20 años se creía que estos objetos solamente se formaban en galaxias lejanas con propiedades exóticas. 

“Gracias a búsquedas como la que hemos venido haciendo, hoy en día conocemos una docena de cúmulos masivos muy jóvenes (menos de 25 millones de años) y unos pocos cúmulos muy viejos (con edades de miles de millones de años) que descienden de objetos similares. Pero apenas hay ningún cúmulo masivo conocido con edad intermedia como Valparaíso 1, y no se sabe si se debe a que no existen o a que no sabemos encontrarlos”, señala. 

Es por eso que el descubrimiento de Valparaíso 1 resulta tan relevante. “El cúmulo contiene docenas de estrellas suficientemente brillantes como para ser observables con un telescopio aficionado, pero se encuentra en un campo estelar tan poblado que se pierde dentro de una auténtica multitud de estrellas que no pertenecen al cúmulo. Estos objetos están delante o detrás, pero se proyectan en la esfera celeste intercalados entre las estrellas que lo forman. Por esta razón, no ha sido posible identificarlo antes. No tiene el aspecto de racimo de estrellas que habitualmente presentan los cúmulos abiertos y las búsquedas que se han hecho en el pasado, ya sea a ojo o con algoritmos matemáticos, intentaban precisamente localizar este tipo de estructuras”, asegura el científico español. 

Lo mejor de todo es que este nuevo cúmulo en escalas astronómicas se encuentra relativamente cerca, a unos siete mil años luz del Sol y contiene al menos unas 15 mil estrellas. Su inesperado descubrimiento, en una zona del cielo bien estudiada, sugiere que muchos otros cúmulos masivos pueden esconderse en los densísimos campos estelares observados al mirar hacia el centro de nuestra galaxia. 

Según cuenta Radostín Kurtev, investigador adjunto del MAS y del Instituto de Física y Astronomía-UV, el descubrimiento se realizó gracias al satélite espacial Gaia, de la Agencia Nacional Europea, que proporciona distancias y posiciones extremadamente precisas para estrellas lejanas y, con ello, se logra medir diminutos movimientos que las estrellas describen a lo largo de los años en el cielo. “Para poder distinguir a los miembros del cúmulo entre la multitud de estrellas que se proyectan frente y atrás de éste, se necesita usar distancias y movimientos propios de ellas y la información más precisa la obtiene Gaia. Sin esto, este trabajo es imposible de hacer. Lo que nos permite es ver qué estrellas se mueven juntas, como racimos, y están a la misma distancia, indicando la presencia del cúmulo”. 

Imagen 3: Polvo y gas en la zona donde se encuentra el cúmulo Valparaíso 1.  Crédito Herschel PASC.
Imagen 4: Representación de cómo se vería cúmulo Valparaíso 1 de no ser tapado por las estrellas del campo y polvo alrededor. Crédito Gabriel Perez Diaz, Instituto de Astrofísica de Canarias IAC.

Además del uso de los datos de Gaia, los astrofísicos usaron telescopios en el Observatorio de Las Campanas (en Chile) y el Observatorio del Roque de los Muchachos (en La Palma) para caracterizar sus estrellas y derivar sus propiedades.

Así descubrieron además, como señala Jura Borissova, que Valparaíso 1 cuenta entre sus estrellas con una denominada estrella F, que se convertirá en una nebulosa planetaria. “La etapa antes de ser una nebulosa planetaria y que cuenta en su centro con una enana blanca es conocida como AGB, estrellas gigantes asintóticas por sus siglas en inglés. F es exactamente de este tipo. Por primera vez, se da evidencia observacional de la existencia de una AGB de más o menos seis veces la masa del Sol, en un cúmulo joven en la Vía Láctea. Hasta el momento se observaban solo en los cúmulos estelares en las Nubes de Magallanes”. 

Además, concluye que Valparaíso 1 contiene una de las pocas cefeidas, que forma parte  de cúmulos abiertos. Ello es importante, ya que las estrellas cefeidas son muy relevantes para refinar las escalas de distancia en el Universo. 

Publicación científica descargable aquí

Por Aulikki Pollak (IFA) y Makarena Estrella (MAS)

Profesores aprenden con el Principito sobre Astronomía

Un taller de cómo enseñar Astronomía con los textos clásicos del Principito ha organizado el Núcleo Milenio TITANS de Agujeros Negros Supermasivos especialmente para profesores de Educación Básica y Media este jueves 27 de mayo a las 18:30 horas vía Zoom.

El Núcleo Milenio TITANS de Agujeros Negros Supermasivos lo integran astrónomos de las Universidades de Valparaíso, de Concepción, Católica de Chile y de Chile.

La profesora Franccesca Astorga, experta en contenidos curriculares, presentará un novedoso material pedagógico para apoyar en aulas el aprendizaje de Astronomía en distintos niveles.

Estas fichas fueron desarrolladas por la misma docente al alero del libro “El Universo del Principito”, obra creada por el astrónomo italiano y divulgador científico Franccesco Palla, director del Observatorio Astrofísico de Arcetri en Florencia, quien inspirado en la fascinación de sus hijas por el entrañable libro El Principito del autor francés Antoine de Saint-Exupéry retomó la idea original reescribiendo una nueva obra que busca hacer educación astronómica.

Incluso con el fin de acercar aún más este valioso libro al público hispanohablante, los académicos del Departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción, Dr. Rodrigo Reeves y Dr. Dominik Schleicher, realizaron la traducción al español y publicaron junto a la editorial Pehuén el año 2019.

La charlista destaca que: “En esta oportunidad el objetivo es transferir este material a los profesores y explicar los contenidos a quienes los utilizarán en las aulas”.

El taller no tiene costo alguno y quienes deseen inscribirse pueden hacerlo en el siguiente formulario:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfJlMC9ahdfhbO73sGf1HGnJ4DvI7BwUUz-dyUgAloDvuHu2g/viewform

Recorrido virtual en vivo permitirá conocer el Primer Observatorio astronómico de Chile

-Organizado por el Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la Universidad de Valparaíso, la Fundación Altura Patrimonio y el del Observatorio Las Campanas.

Por primera vez podremos acceder al primer observatorio astronómico de Chile que funcionó a mediados del siglo XIX en las antiguas dependencias del ex Castillo San José, hoy más conocido como Museo Lord Cochrane, ubicado en calle Merlet 195 en el cerro Cordillera en Valparaíso.

Con un recorrido guiado virtualmente por el astrónomo y académico del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, Dr. Eduardo Ibar junto a la museóloga Julia Koppetsch y la arquitecta Daniela Bustamante esta actividad se transmitirá vía streaming en el marco de las celebraciones del Día del Patrimonio por los Canales Youtube Difusión IFA, Las Campanas Observatory y Facebook IFA el sábado 29 de mayo a las 12:00 horas.

En 45 minutos está organizado este tour virtual, el cual recrea cómo eran las dependencias de la casa donde el relojero y comerciante escocés, Juan Mouat, instaló el primer observatorio astronómico de nuestro país.

Esta iniciativa forma parte de las actividades de difusión del proyecto “Un museo virtual del tiempo: la historia de la astronomía en la Región de Valparaíso” que busca rescatar y poner en valor el legado de Juan Mouat, hasta ahora poco conocido, pero pionero en el desarrollo de la astronomía en Chile y que lidera el astrónomo de la Universidad de Valparaíso, Dr. Eduardo Ibar, junto a un equipo multidisciplinario de profesionales arquitectos, curadores, historiadores y científicos.

“Durante este tour virtual la gente interesada podrá viajar al pasado, encontrarse con Juan Mouat, ese excéntrico relojero escocés de mediados del siglo XIX, y conocer cómo era que él sabía, con precisión, la hora del día mediante la observación del firmamento estrellado”, invita el académico Dr. Eduardo Ibar.

“Hemos investigado junto a un amplio equipo de expertos en base a documentación y archivos de la época, a nivel nacional e internacional, para ilustrar de la mejor manera mediante un cuidado diseño gráfico y la realización audiovisual adaptada a realidad virtual de cómo fue este espacio fundamental no sólo para la observación astronómica, sino también para la navegación del siglo XIX en Valparaíso” , explica Daniela Bustamante, arquitecta y presidenta de la Fundación Altura Patrimonio.

Finalmente, la Presidenta de la Corporación Wunderkammer Valparaíso, la museóloga Julia Koppetsch recalca: “Espero que el nombre de Juan Mouat se grabe en la memoria porteña dado su rol como pionero en el ámbito científico nacional. Me atrevo a decir que la instalación de su observatorio fue algo comparable en importancia para la navegación como la invención del GPS para nuestras vidas hoy en día.”

Quienes deseen participar deben sólo conectarse este sábado 29 a medio día a cualquiera de los siguientes canales:

https://www.youtube.com/channel/UCUkQFhZn5QQ2uSUoLtT3-3w

https://www.youtube.com/results?search_query=observatorio+las+campanas

Para mayor información de la actividad:

https://www.diadelpatrimonio.cl/actividad/recorre-el-primer-observatorio.html

*La iniciativa del proyecto del Museo Virtual del Tiempo cuenta con financiamiento gracias a la adjudicación de los fondos concursables entregados por el Comité Mixto entre el Observatorio Europeo Austral (ESO) y el Gobierno de Chile, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Abierta Convocatoria al Congreso Astronómico Escolar más grande de Chile

Ya están abiertas las postulaciones al 9no Congreso Astronómico Escolar que reúne a escolares de Arica hasta Punta Arenas en la competencia científica escolar que hasta ahora ha congregado más de 500 participantes a nivel nacional.

Organizado por el Núcleo Milenio TITANS de Agujeros Negros Supermasivos que integran astrónomos de las Universidades de Valparaíso, de Concepción, Católica de Chile y de Chile, en conjunto con el Núcleo Milenio de Formación Planetaria (NPF) y el Centro de Astrofísica este certamen busca estimular en escolares la investigación y aprendizaje de Astronomía junto a destacados investigadores.

La Dra. Patricia Arévalo, astrónoma del Instituto de Física y Astronomía – UV, investigadora asociada al Núcleo Milenio TITANS destaca que: “Nuestro propósito es que este Congreso sea lo más inclusivo posible y que invitemos a la mayor diversidad de estudiantes a lo largo de Chile. Nosotros como Núcleo TITANS, nuestros asesores y nuestro jurado nos encargaremos de entregarles todas la herramientas que necesiten los grupos de estudiantes para desarrollar sus proyectos y sus habilidades científicas”.

¿Qué es el Congreso Astronómico Escolar?

Durante 4 meses los alumnos de ambos ciclos tendrán la oportunidad de desarrollar una investigación en algún tema astronómico con el apoyo de un asesor científico que guiará el desarrollo de un trabajo de investigación y que será presentado frente a otros participantes y un jurado de destacados astronom@s.

En una primera instancia, los grupos se conforman por dos alumnos junto a su profesor de ciencias o currículum afín presentando un tema de astronomía a investigar. Posteriormente, el comité organizador, selecciona y da a conocer el listado de equipos aceptados para la siguiente etapa de “Desarrollo de propuestas y presentación en Congreso”.

En esta parte del concurso se asigna a cada equipo una asesoría científica de un astrónom@ que acompaña el proceso de investigación apoyando de manera virtual. Serán 10 equipos los finalistas, en cada ciclo, que podrán competir en el 9no Congreso Astronómico a través de un informe final, una presentación oral de su investigación en formato audiovisual y la entrega de un afiche gráfico tipo infografía para compartir su investigación con el público general que será difundido en las redes sociales del Núcleo TITANS.  Asimismo el grupo ganador obtendrá un valioso premio que apoyará la continuidad del interés científico de los participantes.

Testimonios de ex participantes

Pedro González, ex alumno y ganador del Congreso del año 2017, relata la determinante experiencia que resultó para él la participación en este congreso, tanto que hoy estudia Astronomía. “Es claro el impacto que produjo en mi el poder obtener segundo lugar categoría media en la tercera versión, y primer lugar categoría media en la cuarta versión del congreso: Decidir dar el paso inicial para mi carrera profesional como astrónomo y entrar a la carrera de astronomía de la Universidad de Concepción, en la que hoy me encuentro cursando cuarto año. La experiencia de investigación escolar y posteriormente de viajar a los observatorios Cerro Tololo y Las Campanas me permitió vivir más de cerca la realidad de un astrónomo, derribando los mitos románticos que consisten en simplemente mirar con un telescopio al cielo y deleitarse con su belleza”.

Un Congreso en tiempos de Pandemia

Pamela Henríquez, coordinadora general del congreso, cuenta las dificultades de llevar adelante este ambicioso proyecto en los tiempos que vivimos: “El 8vo Congreso ya supuso un quiebre en la forma de trabajar y debemos entender, también en este 9no Congreso, que los participantes trabajan desde sus hogares, con distracciones. Ya no es viable investigar cara a cara con el equipo de trabajo, lo que dificulta avanzar en el desarrollo de la investigación. Para el equipo asesor de los estudiantes también es complicado, pero la idea es tener asesorías dinámicas y entretenidas para poder entusiasmar a los chicos”.

Las postulaciones se recibirán hasta el día 28 de mayo (23:59 horas) y los resultados se darán a conocer el día 4 de junio. El congreso finalizará el día 11 y 12 de noviembre.

Las bases se pueden descargar aquí

Alumnos ganadores del Congresos anteriores visitaban como premio observatorios astronómicos

La música de las galaxias de Sistah Lore (Lorena Hernández)

“Como astrónoma, ver galaxias también es todo un arte”

Lorena Hernández, mejor conocida como Sistah Lore en el mundo musical, mientras trabaja como astrofísica usando inteligencia artificial para observar el cosmos imagina paisajes sonoros que después plasma en sus canciones y creaciones artísticas al ritmo reggae.

La astrofísica, originaria del país Vasco, ya es todo un referente en Valparaíso como artista que conjuga la física y la creación musical. Por esto Sistah Lore ha sido invitada al próximo panel “La música tiene su ciencia: Valparaíso como epicentro de las industrias creativas y tecnológicas”, organizado por la Seremía de Ciencias de la Macrozona Centro y la Seremía de las Culturas, las Artes y el Patrimonio junto a otros panelistas para conversar los puentes que hay entre la ciencia y la música el próximo 25 de mayo a las 17:30 horas.

La científica forma parte del Instituto Milenio de Astrofisica (MAS) trabajando dentro del proyecto ALeRCE y, junto a eso, también colabora en el Núcleo Milenio TITANS en investigaciones sobre agujeros negros supermasivos.

El 2019 Lorena y su conjunto se adjudicaron un proyecto del Fondo de la Música del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio titulado “Gramofonía, vinilos y cultura del sound system”, cuyo objetivo principal era la grabación de un disco en formato vinilo de 12”.

Un evento muy recordado fue la “Clínica de vinilo y sound system” que se realizó en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso, en donde la primera parte consistió en un seminario de física de ondas aplicado a la música que fue impartido por Lorena. “Ahí expliqué, por ejemplo, cómo se propagan las ondas de sonido por el aire o cómo se relaciona la física con las notas musicales.” 

Para ampliar conceptos de electrónica, a comienzos del 2020, organizaron un taller sobre sound system (https://es.wikipedia.org/wiki/Sound_system_(Jamaica) y, para cerrar el proyecto, presentaron el disco con música en vivo en distintos puntos de Valparaíso con un concierto en el Parque Italia de Valparaíso y otro en el Sindicato de Auxiliares en el Barrio Puerto de Valparaíso.

-¿Para ti la ciencia está unida a la música?

De alguna forma sí, pero son conceptos diferentes. Está la parte de la física de ondas, donde las notas musicales se relacionan con ciertas frecuencias y en esos casos particulares se les denomina ondas estacionarias, que dan lugar a algo a lo que llamamos modos normales de vibración, que al unirse con la resonancia que se genera al expandirse la onda crean esas notas musicales que conocemos. Osea que con pura matemática podríamos crear música. Las octavas, las terceras, las quintas, los acordes y arpegios son todo combinaciones de fórmulas matemáticas. Por eso existen diferentes escalas musicales, no sólo la escala natural que es la que mejor conocemos, sino que también existen las escalas árabes o las chinas, por poner ejemplos, y la diferencia radica en cuánto dividas la longitud de tu onda y a partir de ahí simplemente calculas. De hecho, siempre he escuchado que a quienes se le dan bien las matemáticas también se le da bien la música.  Ahora, la otra cuestión es por qué nuestro cerebro interpreta esos sonidos como placenteros y de ahí creamos diferentes estilos musicales y obviamente cada persona tenemos gustos diferentes. Ahí es donde entra el arte, la creatividad, la libre expresión de cada persona. Y para mí esa parte no está relacionada con la ciencia. Incluso, me sucede que si un día tengo muchas cosas en la cabeza o muchos quehaceres y me fuerzo a hacer música, mi mente matemática toma el control y no soy capaz de avanzar en la música.

-¿Cómo es para ti el proceso creativo en la ciencia? 

Soy astrónoma, así que muchas veces necesitamos imaginar escenarios nada comunes en la Tierra. Mi especialidad es usar satélites de rayos X para observar las partes más internas de las galaxias y estudiar cómo la luz varía en diferentes escalas temporales, que van entre los días y los millones de millones de años. Por tanto, de alguna forma también necesito ser creativa, y créeme que programar para hacer todo este trabajo es a veces todo un proceso creativo!

-Cuéntanos, ¿en qué se parecen estos dos mundos?

Para mí tienen esa similitud de qué entendemos cómo funcionan las ondas de sonido, pero existe esa parte más artística, sentimental y personal que es importante tener o desarrollar para hacer música. En realidad, a mi me gusta ver a ambos como un arte. Como astrónoma, ver galaxias también es todo un arte.

Biografía de Sistah Lore

El recorrido de esta artista-astrónoma es vasto. Lorena es originaria del País Vasco (España), dónde comenzó sus estudios de Física para después mudarse a Tenerife (Islas Canarias, España) a hacer la especialidad en astrofísica. Realizó su doctorado en Granada, sobre los núcleos activos en galaxias y un postdoctorado en Roma, sobre el mismo tema. Luego, en Granada es cuando comienza a cantar en estilo Sound System, lo que la lleva a recorrer varios lugares de Europa con su banda.  

Llegó a Valparaíso al Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la UV en septiembre de 2017 con una beca de Postdoctorado FONDECYT y actualmente trabaja en el Instituto Milenio de Astrofísica (MAS). Desde que llegó a nuestro puerto ha sido corista en la banda “Black Iwa Roots”, cantante en Quebrada Sound System junto a La Máquina del Beat y trabaja con el productor Reaktor en La Joya Music, con quien lanzaron un vinilo en formato LP, el primer vinilo de reggae cantado íntegramente por mujeres en Valparaíso. La realización de este disco ha sido posible gracias al Fondo de la Música 2019.

El disco de Sistah Lore está disponible en varias plataformas digitales, como Spotify y Youtube https://www.youtube.com/channel/UCjKavGaQHktxNLD3Mr44grw

Inscripciones aquí

¿Qué nos auguran los astros hoy?

Novedades literarias sobre Astronomía chilena

Portada del Libro

Recientemente se dio a conocer una publicación vinculada al mundo astronómico: “Lo que auguran los astros: Espectáculos, Maravillas y Catástrofes en la Prensa Chilena (1868-1912)” de las investigadoras Dra. Lorena Valderrama y la Dra. Verónica Ramírez y editado por Ril Editores. En este libro las autoras analizan las estrechas relaciones entre la industria periodística y el desarrollo del conocimiento científico en Chile entre la segunda mitad del s. XIX y la primera parte del s. XX.

Que la muerte del presidente Pedro Montt fuera atribuida por la sociedad al paso del cometa Halley en 1910 o que, incluso, la pronta muerte su sucesor Elías Fernández también fuera material para que los supersticiosos relacionaran estos hechos con las influencias astronómicas, es parte del extenso análisis que las investigadoras plasmaron en este libro.

Eclipses, cometas o terremotos fueron materia de estudio para investigar desde la academia las relaciones científicas, comerciales, culturales y sociales. Ellas realizan la vinculación de estos fenómenos naturales y la respuesta social que quedó plasmada en la prensa de la época.

Ya en el título “Lo que auguran los astros” hacen mención a la intrínseca capacidad humana de interpretar la realidad y relacionar estos hechos propios de la naturaleza con hechos históricos aún sin fuentes científicas evidentes.

Para la académica Dra. Lorena Valderrama los augurios son una respuesta de la sociedad frente a una realidad incierta. El ejemplo son hoy las dudas ante los efectos de las vacunas contra el coronavirus. Explica cómo se vive ahora un clima similar de inestabilidad y que los medios de comunicación aumentan la oportunidad de captar a una audiencia que, por lo demás, está cansada de tanta publicidad o fake news.

Ellas rescatan en este libro, además, el contexto histórico en que disciplinarmente estaban integradas sismología, astronomía y meteorología a nivel académico. Incluso las teorías más populares del origen de los terremotos se creía que estaban vinculadas a los fenómenos astronómicos.

Para referirse a cómo ya en esos años la publicidad utilizaba comercialmente las catástrofes y fenómenos naturales se menciona el paso del cometa Halley . Para ello, la Dra. Verónica Ramírez, presenta en el lanzamiento la antigua revista Sucesos, donde el cometa se usa en la portada en un contexto político y de promoción de un nuevo producto de pegamento, aludiendo a las colas del cuerpo celeste.

Una lectura recomendada para el mundo científico y periodístico con investigaciones bien documentadas. Sin duda, son un aporte a la construcción de un relato que integra los lazos de los medios de comunicación con la ciencia y el desarrollo de respuestas para explicar el misterio de los repentinos fenómenos naturales que siempre como seres humanos, nos dejan absortos.

Lorena Valderrama es Periodista de la Universidad de Chile. Doctora en Historia de la Ciencia y Comunicación Científica de la Universidad de Valencia, España. Hoy es académica del Departamento de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado.

Verónica Ramírez es Doctora y Magíster en Literatura Chilena e Hispanoamericana por la Universidad de Chile. Actualmente es profesora e investigadora de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez. Sus áreas de interés son los estudios culturales de la ciencia y la circulación de saberes. 

Esta publicación es parte de las investigaciones del trabajo doctoral y postdoctoral de las académicas y está enmarcado en los proyectos Fondecyt Nº11190486 y Nº3180131.