Desde el IFA también se cuentan Historias de Astronomía Inclusiva

Se viene un nuevo capítulo de “Historias de Astronomía Inclusiva”, donde la astrónoma Dra. Catalina Arcos del Instituto de Física y Astronomía (IFA-UV) estará conversando con Valeria Vera, directora de contenido del Museo Interactivo Mirador (MIM) sobre “Experiencias de actividades educativas, astronomía inclusiva e interactiva”.

Catalina Arcos, cuenta que: “Conversaremos con la Valeria Vera del MIM con el fin de conocer el trabajo que el museo ha estado realizando en inclusión desde hace un tiempo. Además, hablaremos sobre los futuros proyectos y los desafíos del museo que avanza en convertirse en uno de los más inclusivos a nivel nacional”.

La transmisión en vivo se presentará este martes 3 de noviembre a las 18:00 horas por el Canal Youtube Difusión IFA y Facebook IFA así como por una amplia red de plataformas de las instituciones asociadas a esta iniciativa (Ver más abajo listado completo de instituciones).

Contarán con intérprete en lengua de señas chilena, gracias al proyecto “Breaking the Barriers”, patrocinado por la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS) y financiado por el Comité Mixto ESO-Gobierno de Chile. Este proyecto, además, cuenta con el patrocinio del Servicio Nacional de la Discapacidad, SENADIS.

Este ciclo de conversatorios está organizado por el Grupo de Astronomía Inclusiva que está conformado por alrededor de 60 astrónomos, profesores, comunicadores científicos, personas con discapacidad visual, estudiantes, diseñadores, antropólogos, entre otras personas sensibles al área, quienes buscan promover y dar a conocer actividades que cuentan con la participación de personas con discapacidad, así como el desarrollo de experiencias que han permitido generar ajustes necesarios para la enseñanza y aprendizaje de la astronomía, con un enfoque accesible e inclusivo. 

A través de “Historias de Astronomía Inclusiva”, distintos especialistas y profesionales del ámbito de la ciencia y astronomía, docentes, estudiantes y personas con discapacidad contarán sus experiencias impulsando la Astronomía Inclusiva en Chile y el mundo. El público conectado participará realizando preguntas a los expositores que serán incorporadas a la conversación guiadas por un moderador, de forma amena y relajada. 

Las personas que conforman el Grupo de Astronomía Inclusiva pertenecen a las siguientes instituciones: la Universidad Diego Portales (UDP), el Núcleo Milenio de Formación Protoplanetaria (NPF), el Telescopio Magallanes Gigante (GMTO), el Museo Interactivo Mirador (MIM), el Planetario USACH, la Corporación Nacional de Difusión de Ciencia y Tecnología (DIFUCYT), el Instituto Milenio de Astrofísica MAS, la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS), el Observatorio ALMA, Universidad de Chile (UChile), Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), el Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso (IFA-UV), el Instituto de Física de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (IFIS-PUCV), Universidad Central (UCEN), Association of Universities for Research in Astronomy (AURA), Fundación Pequeñas Grandes Estrellas, el Centro de Comunicación de las Ciencias (CCCs), Associated Universities, Inc., el Observatorio Radioastronómico Nacional de los EE.UU. (AUI/NRAO) y el Observatorio Las Campanas de la Carnegie Institution for Science. Además, de los proyectos Dedoscopio, AstroBVI y Ayarkün, que también han implementado actividades inclusivas en esta ciencia.

Todas las charlas anteriores están disponibles en la Fanpage de Historias de Astro Inclusiva https://www.facebook.com/astroinclusiva

Sobre el próximo eclipse solar tratará la charla pública del IFA

  • La actividad contará con intérprete en lengua de señas chilenas gracias al financiamiento de Breaking the Barriers de SOCHIAS
  • Será transmitido en vivo por el Canal Youtube Difusión IFA

El eclipse solar es uno de los fenómenos astronómicos más asombrosos y tendrá lugar en Chile el próximo 14 de diciembre. Sobre qué es un Eclipse y cómo se produce tratará la charla del astrónomo Dr. Michel Curé del Instituto de Física y Astronomía – UV el lunes 2 de noviembre a las 19:00 horas por el Canal Youtube Difusión IFA.

A los seres humanos siempre nos han fascinado los eclipses de Sol. A pesar de que hay dos eclipses de Sol al año sobre la superficie de la Tierra, tenemos bajas posibilidades que esto pase en el lugar donde vivimos; afortunadamente para nosotros, en la IX región de Chile, el 14 de diciembre de 2020 habrá un eclipse total de Sol”, explica el profesor Michel, quien es doctor en Física en la Ludwig-Maximilians-Universität de Munich en Alemania.

En esta charla se presentarán los procesos astronómicos de cómo se produce un eclipse solar y sus tipos: total, parcial o anular. También se hará un recuento de cómo el ser humano ha ido entendiendo estos procesos dando un resumen del eclipse del 2 de Julio de 2019 y finalizará con detalles del eclipse de este año.

Las charlas públicas organizadas por el astrónomo y profesor Dr. Nikolaus Vogt retomaron recientemente sus presentaciones ahora de forma online, siempre los primeros lunes del mes, la primera trató sobre el Telescopio Bochum en la comuna de Calle Larga (V región).

Este ciclo está pensado para un público general y con un especial espacio de conversación para que los asistentes realicen preguntas en directo al expositor.

El 30 de Noviembre continuará el programa con la última charla del año, al eclipse de Sol, sobre el tema del cuidado del ojo que estará a cargo del Jefe de cátedra de Oftalmología de la Esc. de Medicina UV, Dr. Martin Hoehmann.

Las galaxias del Universo primitivo eran sorprendentemente maduras

Las galaxias masivas ya eran mucho más maduras en el Universo primitivo de lo que se pensaba. Fue lo que reveló un equipo internacional de astrónomos que estudió 118 galaxias distantes con el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA).

La mayoría de las galaxias se formó cuando el Universo aún era muy joven. La nuestra, por ejemplo, probablemente empezó a formarse hace 13.600 millones de años, y hoy nuestro Universo tiene 13.800 millones de años. Cuando el Universo tenía solo un 10 % de su edad actual (entre 1.000 y 1.500 millones de años después del Big Bang), la mayoría de las galaxias experimentó una especie de “estirón”. En ese momento, las galaxias adquirieron gran parte de su masa estelar y otras propiedades como el contenido de polvo y de elementos pesados y las formas en espiral que vemos en las galaxias más cercanas. De ahí que, para entender cómo se formaron las galaxias como nuestra Vía Láctea, sea tan importante estudiar esa época cósmica.

En el marco de la campaña de observación llamada ALPINE (o ‘Gran Programa de ALMA par Observar C+ en Épocas Remotas’, por su sigla en inglés), un equipo internacional de astrónomos estudió 118 galaxias que se encontraban en pleno “estirón” en el Universo primitivo. “Para nuestra sorpresa, muchas de ellas ya estaban mucho más maduras de lo que esperábamos”, cuenta Andreas Faisst, del Centro de Análisis y Procesamiento Infrarrojo (IPAC, en su sigla en inglés) del Instituto de Tecnología de California (Caltech).

Las galaxias se consideran más maduras que primordiales cuando contienen una cantidad considerable de polvo y elementos pesados. “No esperábamos ver tanto polvo y elementos pesados en estas galaxias distantes”, agrega el científico. El polvo y los elementos pesados (definidos por los astrónomos como elementos más pesados que el hidrógeno y el helio) son considerados subproductos de estrellas moribundas. Pero como las galaxias del Universo primitivo todavía no han tenido tiempo suficiente para producir estrellas, los astrónomos no esperaban que contuvieran grandes cantidades de polvo ni elementos pesados.

“Los estudios realizados anteriormente nos habían mostrado que las galaxias tan jóvenes contienen poco polvo”, explica Daniel Schaerer, de la Universidad de Ginebra (Suiza). “Sin embargo, descubrimos que cerca del 20 % de las galaxias que se formaron durante esta época remota contienen mucho polvo y que una proporción considerable de la luz ultravioleta emitida por las estrellas recién formadas ya es opacada por ese polvo”, agrega.

Muchas de las galaxias observadas también son consideradas relativamente maduras porque presentan estructuras muy diversas, que incluyen las primeras señales de discos giratorios, los cuales, posteriormente, podrían formar estructuras en espiral como la de nuestra Vía Láctea. Por lo general, los astrónomos esperan que las galaxias del Universo primitivo estén maltrechas debido a las frecuentes colisiones a las que se ven sometidas. “Vemos muchas galaxias en proceso de colisión, pero también vemos algunas que giran de forma ordenada, sin presentar señales de colisiones”, afirma John Silverman, del Instituto Kavli de Física y Matemática del Universo, en Japón.

ALMA ya había observado galaxias muy distantes, como MAMBO-9 (una galaxia con mucho polvo) y el Disco Wolfe (una galaxia con un disco giratorio). No obstante, era difícil determinar si estos hallazgo eran únicos o si había más galaxias similares. ALPINE es la primera campaña que permitió a los astrónomos estudiar una cantidad significativa de galaxias del Universo primitivo, y los resultados obtenidos demuestran que esas galaxias pueden evolucionar más rápido de lo que se creía. Así y todo, los científicos aún o entienden a cabalidad cómo crecieron tan rápido ni por qué algunas ya tienen discos giratorios.

Las observaciones realizadas con ALMA fueron cruciales para esta investigación, puesto que los radiotelescopios pueden observar los procesos de formación de estrellas ocultas por el polvo y determinar el movimiento del gas emanado de zonas incubadoras de estrellas. Para estudiar las galaxias del Universo primitivo se suelen usar telescopios ópticos e infrarrojos, que permiten medir las masas de las estrellas formadas y en formación que no se encuentren opacadas por polvo. Sin embargo, con estas herramientas es más difícil observar zonas oscurecidas por el polvo, donde suelen formarse las estrellas, y medir el movimiento del gas presente en las galaxias. A veces, simplemente no se logra ver galaxia alguna. “Con ALMA descubrimos galaxias distantes cuya existencia desconocíamos. Ni siquiera el telescopio Hubble había podido detectarlas”, comenta Lin Yan, de Caltech.

Para saber más sobre las galaxias distantes, los astrónomos quieren apuntar ALMA hacia galaxias individuales durante más tiempo. “Queremos ver exactamente dónde está el polvo y cómo se desplaza el gas. También queremos comparar las galaxias que contienen mucho polvo con otras situadas a la misma distancia y ver si hay algo especial en sus entornos”, explica Paolo Cassata, de la Universidad de Padua (Italia), quien anteriormente se desempeñaba en la Universidad de Valparaíso (Chile).

ALPINE es la primera campaña de observación de galaxias del Universo primitivo en longitudes de onda múltiples. Para obtener una amplia muestra de galaxias los investigadores recabaron datos de observaciones ópticas (de los telescopios Subaru, VISTA, Hubble, Keck y VLT), infrarrojas (Spitzer) y de radio (ALMA). Estos estudios en longitudes de onda múltiples son necesarios para entender a cabalidad cómo se forman las galaxias. “Solo se pueden llevar a cabo campañas tan grandes y complejas como esta gracias a la colaboración entre distintas entidades de todo el mundo”, comenta Matthieu Béthermin, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella (Francia).

Información adicional

La lista de las publicaciones de ALPINE disponibles a la fecha se puede consultar en: http://alpine.ipac.caltech.edu/#publications.

Los artículos de ALPINE están dedicados a la memoria de Olivier Le Fèvre, investigador principal de ALPINE.

Los coinvestigadores principales de ALPINE son:
– Andreas Faisst, Caltech/IPAC (EE. UU.)
– Lin Yan, Caltech (EE. UU.)
– Peter Capak, Caltech/IPAC (EE. UU.)
– John Silverman, Instituto Kavli de Física y Matemática del Universo (Japón)
– Matthieu Béthermin, Laboratorio de Astrofísica de Marsella (Francia)
– Paolo Cassata, Universidad de Padua (Italia)
– Daniel Schaerer, Universidad de Ginebra (Suiza)

El comunicado de prensa original fue publicado por el Observatorio Radioastronómico Nacional de los Estados Unidos (NRAO), socio de ALMA en nombre de América del Norte.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una asociación entre el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Fundación Nacional de Ciencia de EE. UU. (NSF) y los Institutos Nacionales de Ciencias Naturales de Japón (NINS) en cooperación con la República de Chile. ALMA es financiado por ESO en representación de sus estados miembros, por NSF en cooperación con el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá (NRC) y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Taiwán (MOST), y por NINS en cooperación con la Academia Sinica (AS) de Taiwán y el Instituto de Ciencias Astronómicas y Espaciales de Corea del Sur (KASI).

La construcción y las operaciones de ALMA son conducidas por ESO en nombre de sus estados miembros; por el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO), gestionado por Associated Universities, Inc. (AUI), en representación de Norteamérica; y por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) en nombre de Asia del Este. El Joint ALMA Observatory (JAO) tiene a su cargo la dirección general y la gestión de la construcción, así como la puesta en marcha y las operaciones de ALMA.

Imágenes

Imagen de dos galaxias con mucho polvo obtenidas con ALMA – Estas son dos galaxias del Universo primitivo observadas con ALMA en ondas de radio. Se consideran más maduras que primordiales porque contienen grandes cantidades de polvo (en amarillo). ALMA también reveló la presencia de gas (en rojo), a partir del cual se puede estudiar la formación de estrellas y los movimientos de las galaxias opacadas por el polvo. Créditos: B. Saxton NRAO/AUI/NSF, ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), equipo de ALPINE

Representación artística de una galaxia giratoria distante con mucho polvo – Representación artística de una galaxia del Universo primitivo que contiene una gran cantidad de polvo y muestra las primeras señales de un disco giratorio. El rojo representa el gas, y el azul y el café representan el polvo observado en ondas de radio por ALMA. En el fondo se ven muchas otras galaxias basadas en datos ópticos de los telescopios VLT y Subaru. Créditos: B. Saxton NRAO/AUI/NSF, ESO, NASA/STScI; NAOJ/Subaru

Animación artística de una galaxia giratoria distante 
Animación artística de una galaxia del Universo primitivo que contiene una gran cantidad de polvo y muestra las primeras señales de un disco giratorio. El rojo representa el gas, y el azul y el café representan el polvo observado en ondas de radio por ALMA. En el fondo se ven muchas otras galaxias basadas en datos ópticos de los telescopios VLT y Subaru.
Créditos: B. Saxton NRAO/AUI/NSF, ESO, NASA/STScI; NAOJ/Subaru

Fuente: Iris Nijman NRAO

Galaxies in the Infant Universe Were Surprisingly Mature

ALMA telescope conducts largest survey yet of distant galaxies in the early universe

Artist’s illustration of a dusty, rotating distant galaxy
Credit: B. Saxton NRAO/AUI/NSF, ESO, NASA/STScI; NAOJ/Subaru

Massive galaxies were already much more mature in the early universe than previously expected. This was shown by an international team of astronomers who studied 118 distant galaxies with the Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA).

Most galaxies formed when the universe was still very young. Our own galaxy, for example, likely started forming 13.6 billion years ago, in our 13.8 billion-year-old universe. When the universe was only ten percent of its current age (1-1.5 billion years after the Big Bang), most of the galaxies experienced a “growth spurt”. During this time, they built up most of their stellar mass and other properties, such as dust, heavy element content, and spiral-disk shapes, that we see in today’s galaxies. Therefore, if we want to learn how galaxies like our Milky Way formed, it is important to study this epoch.

In a survey called ALPINE (the ALMA Large Program to Investigate C+ at Early Times), an international team of astronomers studied 118 galaxies experiencing such a “growth spurt” in the early universe. “To our surprise, many of them were much more mature than we had expected,” said Andreas Faisst of the Infrared Processing and Analysis Center (IPAC) at the California Institute of Technology (Caltech).

Galaxies are considered more “mature” than “primordial” when they contain a significant amount of dust and heavy elements. “We didn’t expect to see so much dust and heavy elements in these distant galaxies,” said Faisst. Dust and heavy elements (defined by astronomers as all elements heavier than hydrogen and helium) are considered to be a by-product of dying stars. But galaxies in the early universe have not had much time to build stars yet, so astronomers don’t expect to see much dust or heavy elements there either.

“From previous studies, we understood that such young galaxies are dust-poor,” said Daniel Schaerer of the University of Geneva in Switzerland. “However, we find around 20 percent of the galaxies that assembled during this early epoch are already very dusty and a significant fraction of the ultraviolet light from newborn stars is already hidden by this dust,” he added.

Many of the galaxies were also considered to be relatively grown-up because they showed a diversity in their structures, including the first signs of rotationally supported disks – which may later lead to galaxies with a spiral structure as is observed in galaxies such as our Milky Way. Astronomers generally expect that galaxies in the early universe look like train wrecks because they often collide. “We see many galaxies that are colliding, but we also see a number of them rotating in an orderly fashion with no signs of collisions,” said John Silverman of the Kavli Institute for the Physics and Mathematics of the Universe in Japan.

ALMA has spotted very distant galaxies before, such as MAMBO-9 (a very dusty galaxy) and the Wolfe Disk (a galaxy with a rotating disk). But it was hard to say whether these discoveries were unique, or whether there were more galaxies like them out there. ALPINE is the first survey that enabled astronomers to study a significant number of galaxies in the early universe, and it shows that they might evolve faster than expected. But the scientists don’t yet understand how these galaxies grew up so fast, and why some of them already have rotating disks.

Observations from ALMA were crucial for this research because the radio telescope can see the star formation that is hidden by dust and trace the motion of gas emitted from star-forming regions. Surveys of galaxies in the early universe commonly use optical and infrared telescopes. These allow the measurement of the unobscured star formation and stellar masses. However, these telescopes have difficulties measuring dust obscured regions, where stars form, or the motions of gas in these galaxies. And sometimes they don’t see a galaxy at all. “With ALMA we discovered a few distant galaxies for the first time. We call these Hubble-dark as they could not be detected even with the Hubble telescope,” said Lin Yan of Caltech.

To learn more about distant galaxies, the astronomers want to point ALMA at individual galaxies for a longer time. “We want to see exactly where the dust is and how the gas moves around. We also want to compare the dusty galaxies to others at the same distance and figure out if there might be something special about their environments,” added Paolo Cassata of the University of Padua in Italy, formerly at the Universidad de Valparaíso in Chile.

ALPINE is the first and largest multi-wavelength survey of galaxies in the early universe. For a large sample of galaxies the team collected measurements in the optical (including Subaru, VISTA, Hubble, Keck and VLT), infrared (Spitzer), and radio (ALMA). Multi-wavelength studies are needed to get the full picture of how galaxies are built up. “Such a large and complex survey is only possible thanks to the collaboration between multiple institutes across the globe,” said Matthieu Béthermin of the Laboratoire d’Astrophysique de Marseille in France.

The National Radio Astronomy Observatory is a facility of the National Science Foundation, operated under cooperative agreement by Associated Universities, Inc.

Fuente : Iris Nijman
NRAO News and Public Information Manager
inijman@nrao.edu

Académicos del IFA trabajan para proteger el cielo nocturno chileno

“Noche estrella sobre el Ródano”, Vincent Van Gogh

Cuando el poeta chileno, Pablo Neruda, pudo escribir “La noche está estrellada y titilan azules los astros a lo lejos” seguramente se encontraba en ese estado de inspiración que permite la oscuridad completa bajo un cielo nocturno como el que también pintó Van Gogh en su famoso cuadro “La noche estrellada sobre el Ródano”.

La posibilidad de la ciencia y, en definitiva, la humanidad, de disfrutar de esa experiencia  que transcurre cada día entre que se esconde el sol en el horizonte y amanece nuevamente, tiene a numerosos especialistas de variadas disciplinas en el mundo entero sin poder dormir tranquilos.

Recientemente en Chile una comisión científica fue nominada por el Ministerio de Ciencias y de Medio Ambiente para proteger ciertos territorios de la contaminación lumínica y revisar aquellos que poseen características únicas para el desarrollo de la astronomía.

El grupo de seis especialistas definidos con el apoyo de la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS), está integrado por María Teresa Ruiz, Eduardo Unda-Sanzana, Amelia Ramírez, Manuela Zoccali, Rodrigo Reeves y Ricardo Bustos; quienes cuentan con la colaboración de la astrofísica y Seremi del Ministerio de Ciencia, Paulina Assmann, además del director del Programa de Astronomía de ANID, Luis Chavarría.

A propósito de esta iniciativa el astrónomo Dr. Eduardo Ibar desde el Instituto de Física y Astronomía (IFA) y, en su calidad de Director Ejecutivo de SOCHIAS, ha impulsado y apoyado activamente la creación de un Grupo de Trabajo para la Contaminación Lumínica de SOCHIAS (https://sochias.cl/actividades/grupo-de-trabajo-para-la-contaminacion-luminica/) que analiza desde Chile este escenario: “El cielo de Chile es de algún modo la puerta que conecta la Tierra con el espacio exterior. La calidad del cielo de Chile para la observación astronómica es reconocida mundialmente. Si la contaminación lumínica no es atacada efectivamente, en unas pocas décadas podríamos perder esta posición”. 

Ibar, quien también es representante de esta asociación ante el directorio de la Fundación Cielos de Chile (https://cieloschile.cl/), y en su afán de trabajar en investigaciones que apunten en esta protección, es partícipe en un proyecto QUIMAL junto al meteorólogo del IFA, Omar Cuevas, para enviar una cámara al espacio en un CubeSat con el fin de monitorear la contaminación lumínica en la vecindad de los observatorios astronómicos (https://elpais.com/elpais/2020/01/31/ciencia/1580466775_052858.html). 

“Este proyecto es innovador pues se podrá observar específicamente desde el espacio el territorio alrededor de los observatorios astronómicos y cuantificar la contaminación producida por fuentes luminosas. El análisis de las imágenes obtenidas por el CubeSat estará a cargo por los investigadores de la Universidad de Valparaíso, donde también tendrá una componente de análisis atmosférico y brindará la oportunidad de investigar cómo las condiciones meteorológicas pueden aportar a la contaminación lumínica”, se refiere Omar Cuevas.

Imagen nocturna satelital Fuente: https://www.nightearth.com

Los avances de este estudio los presentó hace pocas semanas Ibar en el Primer Congreso Transfronterizo de Contaminación Lumínica: (https://desarrolloruralysostenibilidad.dip-badajoz.es/ctcl2020/).

  • Si ya existía el decreto 043, ¿por qué ahora es necesario una comisión de expertos que aporte en la definición de nuevos territorios?

“Porque la reciente modificación de la Ley 19.300 define abordar la contaminación lumínica como parte de las exigencias en la elaboración de un estudio de impacto ambiental, y además le da la responsabilidad al Ministerio de Ciencia Tecnología Conocimiento e Innovación de proponer al Presidente de la República las áreas con valor científico y de investigación para la observación astronómica”, señala Ibar.

  • ¿De qué forma la comunidad de a pie puede aportar con esto? 

“Concientizando a los demás para alertar sobre la pérdida del cielo nocturno y la imposibilidad de maravillarse con las estrellas. También preferir luminarias de temperatura de color menor a 3000 Kelvin en sus casas y patios. Esto no es solo por un tema de contaminación para la astronomía, sino también por un tema de salud pública, y de protección de la biodiversidad. Pueden también alertar a la Superintendencia del Medio Ambiente sobre posibles focos contaminantes en las Regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo”. 

Siendo éste un problema de carácter mundial y multidisciplinario, el investigador enumera desde el punto de vista astronómico las principales amenazas como son:  la excesiva y mala iluminación de las ciudades destacando la principal pérdida que significa la posibilidad de maravillarse con el cielo y la deshumanización que eso conlleva, así como el abusivo uso de luz LED blanca que es dañina para los ciclos biológicos de los seres vivos y el real peligro que podría significar la pérdida del posicionamiento mundial que tiene Chile en astronomía, perjudicando a una industria que acumula en territorio nacional inversiones por aproximadamente 7 mil millones de dólares.

Astrónomas y astrónomos del IFA se adjudican proyectos Núcleos Milenio de excelencia

  • En el marco del Concurso de Núcleos Milenio en Ciencias Naturales y Exactas 2019, del Programa Iniciativa Científica Milenio de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), la Universidad de Valparaíso (UV) se adjudicó dos propuestas pertenecientes al Instituto de Física y Astronomía de la Facultad de Ciencias de la UV.

Corresponden a dos propuestas en que participan investigadores del IFA, una de continuidad como es el Núcleo de Formación Planetaria (NPF) liderado por la astrónoma Dra. Amelia Bayo y el otro proyecto, Núcleo Milenio en Tecnología e Investigación Transversal para explorar Agujeros Negros Supermasivos (TITANS), en el cual participa la Dra. Patricia Arévalo y en el que el IFA tiene el rol de institución asociada.

TITANS es liderado por los astrónomos, Drs. Neil Nagar y Dominik Schleicher como director alterno, ambos de la Universidad de Concepción con investigadores asociados de la UdeC, UV, U. de Chile y PUC.

La Dra. Patricia Arévalo comentó: “Estamos felices porque con este financiamiento podremos avanzar en el desarrollo del telescopio del horizonte de eventos (EHT), el que tomó la imagen famosa de la sombra del agujero negro en M87, pero de nueva generación (ngEHT), que permitirá tomar nuevas imágenes de muchas más sombras de agujeros negros y empezar a estudiar su estructura. El proyecto involucra desarrollo de piezas de radio telescopios, caracterización de sitios para nuevas antenas y avances en telecomunicaciones”.

Anuncia que, además, estudiarán los agujeros negros por otros caminos, como las simulaciones numéricas y las observaciones astronómicas. En el Instituto de Física y Astronomía IFA- UV se centrarán en observaciones de agujeros negros en longitudes de onda ópticas y en rayos X, aprovechando acceso privilegiado a grandes conjuntos de datos nuevos, como los espectro que aportará el Black Hole Mapper de SDSS-V, los monitoreos del Zwicky Transient Facility y los catálogos de todo el cielo en rayos X de eROSITA.”

Núcleo de Formación Planetaria (NPF)

Amelia Bayo, directora del NPF, comenta que: “Renovar el NPF supone, por supuesto “continuidad”, en el sentido en que cuando propusimos la primera parte, hace tres años, efectivamente era una primera parte. Las líneas de observación y teoría de formación planetaria, estaban ya asentadas individualmente, pero no había una colaboración fluida entre los grupos, y, por otro lado, la línea de espejos de fibra de carbono para astronomía había que empezar de cero (ya que lo que existía para física de partículas no era válido para astronomía; misma semilla, espejos de fibra de carbono, pero muy distinta implementación).

Estos primeros tres años fueron para realizar investigación multidisciplinar de verdad, no como “un conjunto de FONDECYTS independientes”, sino como un conjunto de personas con habilidades muy distintas y complementarias, y para establecer el laboratorio para los espejos”.

Continúa: “Una vez transcurridos estos años y gracias al gran apoyo que hemos conseguido con otros fondos, ya hemos demostrado que “podemos” hacer investigación y desarrollo interdisciplinar, y ahora, nos queda la tarea, nada fácil, pero muy excitante, de mostrar que no sólo podemos, sino que podemos producir (conocimiento y tecnología) a nivel de competición internacional. Para que te hagas una idea, por la parte de los espejos, hemos pasado de, en 2018 tener una pequeña contribución a la conferencia internacional de instrumentación en astronomía (SPIE) que ocurre cada 2 años, a 2020 donde tenemos tres contribuciones, una de ellas plenaria (la sobre-petición de esta conferencia es muy alta), y al igual que esta semana pasada en otra conferencia en la ESO, vamos a estar exponiendo al mismo nivel que laboratorios internacionales bien reconocidos”.

El NPF comenzó en Septiembre de 2017 junto a las universidades UV como institución patrocinante y como asociadas la UTFSM y PUC y han estado enfocados principalmente en la investigación de la evolución de sistemas susceptibles de formar planetas así como también en el proyecto de diseñar y construir espejos de calidad para observaciones astronómicas en el infrarrojo medio llevando a posicionar a Chile en el desarrollo de la nueva generación de instrumentación astronómica.

En esta segunda edición está en proceso de convertirse en un centro de investigación con carácter totalmente regional, manteniendo la UV como patrocinante y la UTFSM y la U. Adolfo Ibañez como asociadas, aclaró su directora.

Estrenan serie animada “Mito y Rali” que busca derribar mitos de la ciencia

La serie, contó con el financiamiento del fondo ALMA-ANID 2019, y fue ejecutada por la Universidad de Valparaíso en colaboración con las productoras Puerto Almendral y Máquina Visual.

A pesar de todo mal augurio según la creencia popular de la fatalidad de los martes 13, el lanzamiento de la serie de divulgación científica “Mito y Rali, en la tierra de las estrellas”, fue todo un éxito. Tuvo lugar de forma online ese mismo día 13 a través del Canal Youtube Difusión IFA y en presencia de autoridades y de un amplio público familiar en los que abundaron niños y niñas.

Las aventuras de Mito y Rali, son una serie animada sobre una pareja de amigos que viven en Antofagasta, Chile, cuya curiosidad los lleva a investigar y derribar mitos comunes en torno a la ciencia. La primera temporada gira en torno a la astronomía, y por eso se titula “Mito & Rali, en la tierra de las estrellas”.

La serie estará disponible en la Biblioteca Digital de Explora y en el canal de Youtube del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso. A partir de esta semana y cada martes se estrenará un nuevo capítulo, para terminar el viernes 13 de noviembre con un webinar sobre el trabajo detrás de las cámaras.

Durante la actividad de lanzamiento, organizada por la Seremi de Ciencia de la Macrozona Centro, participaron Marcela Colombres, Directora Nacional de Explora, Olga Barbosa, Seremi de Ciencia de la Macrozona Sur, y Catalina Arcos, astrónoma y asesora científica de la serie.

“Mito y Rali logra incorporar de manera lúdica, contenido del mundo de la astronomía dirigido a niños y niñas en etapa escolar. Nos pareció muy interesante que los capítulos de la serie sean complementados con guías pedagógicas para que los docentes medien la experiencia con sus estudiantes. Esto además es de vital importancia en el actual contexto, poder contar con material de libre acceso y con múltiples formatos que se articulan pensando en los beneficiarios. En cada capítulo además se intentan derribar mitos en torno a la astronomía, fomentando en cierta manera el juicio crítico, una de las competencias científicas que en el Programa Explora nos interesa fomentar”, señaló Marcela Colombres, Directora Nacional de Explora.

Por su parte la Dra. Catalina Arcos se refirió a su experiencia durante la realización de la serie: “La ciencia te enseña a fomentar el pensamiento científico y cuestionar cómo suceden las cosas, es una de las herramientas más importantes para dar respuesta a las grandes interrogantes de la vida. Los que participamos en divulgación científica, siempre estamos buscando formas creativas de llevar la ciencia a toda la comunidad. El poder llevar el conocimiento en la cual necesitas un background a un video corto pero informativo, y a su vez entretenido, fue todo un desafío y por lo mismo rescato el trabajo en equipo que se realizó, el cual fue clave para este proyecto”

La serie, contó con el financiamiento del fondo ALMA-ANID 2019, y fue ejecutada por la Universidad de Valparaíso en colaboración con las productoras Puerto Almendral y Máquina Visual.

Mayores informaciones en las siguientes redes sociales:
Instagram @SeremiCienciaCentro @mitoyrali
Facebook: @mitoyrali
Twitter: @SeremiCienciaC
www.mitoyrali.cl

Astrónoma del IFA crea obra de teatro del Principito y el cosmos

Exoplanetas, nebulosas y púlsares son algunos de los conceptos astronómicos que aparecen durante la obra, explicados de manera lúdica e innovadora por una creativa astrónoma y su divertido sorino.

Este proyecto fue ideado por Elena López, estudiante de doctorado en Astronomía del Instituto de Física y Astronomía IFA, con el financiamiento del Proyecto Anillo de Agujeros Negros Supermasivos y presenta de forma actualizada y sencilla, aspectos profundos de la astronomía para un público de todas las edades. 

Elena López, estudiante Programa de Doctorado IFA y creadora de esta obra de teatro basada en el libro del astrónomo, Francesco Palla, “El Universo del Principito”.

Basada  en el libro “El Universo del Principito” la astrónoma Elena López detalla: “En este primer proyecto somos un grupo pequeño, está el dramaturgo y director Luis Pinto, el diseñador escénico y técnico de luces José Farías, los actores Zimri Bani y Andrés Pérez, y yo como supervisora científica y productora teatral. Realmente es un grupo de trabajo muy colaborativo. También han participado varios profesionales, sonidistas y comunicadores audiovisuales, en la grabación de la obra de teatro que transmitiremos online”.

Debido a las condiciones sanitarias actuales, el estreno se realizará virtualmente por el canal Youtube del Anillo Proyecto Anillo Agujeros Negros Supermasivos, el próximo domingo 11 de octubre a las 19h (Chile continental) y se retransmitirá por el Facebook del Instituto de Fisica y Astronomía (IFA). 

Para mayor información pueden seguir el Instagram @siderales.teatro @anilloblackhole y @ifauvalpo

Ilustraciones de Sylvie Duvernoy

Historia del libro

Fue el italiano, Francesco Palla (QEPD), astrónomo, divulgador científico y director del Observatorio Astrofísico de Arcetri en Florencia, quien inspirado en la fascinación de sus hijas por el entrañable libro El Principito del autor francés Antoine de Saint-Exupéry retoma la idea original reescribiendo una nueva obra que busca hacer educación astronómica.

Como una manera de hacerle un homenaje al astrónomo italiano, los académicos del Departamento de Astronomía Universidad de Concepción, Rodrigo Reeves y Dominik Schleicher, quien este último trabajaba directamente con Francesco Palla en publicaciones y congresos científicos desde el 2008, tomaron la iniciativa de traducir al español y difundir la astronomía a través de un libro con el fin de llegar a un público aún mayor.

Dominik Schleicher quien, además, dirige el Proyecto Anillo de Agujeros Negros Supermasivos desde la UdeC, relata que primero se publicó el libro mediante la Editorial Pehuén incluyendo las ilustraciones creadas especialmente por la pareja del astrónomo italiano, la diseñadora Sylvie Duvernoy y, además, se realizó un audiolibro disponible libremente en www.bpdigital.cl.

FICHA TÉCNICA OBRA DE TEATRO:

Dramaturgia y dirección: Luis Pinto

Diseño integral: José Farías

Diseño sonoro: Sofía Solís

Producción y supervisión científica: Elena López

Actuación: Zimri Bani y Andrés Pérez

Grabación y edición: Gonzalo Cortés

Cámara 2: Thomas Aravena 

Proyecto financiado por Proyecto Anillo de Agujeros Negros Supermasivos

Con la colaboración del Taller El Litre y Barroso 520.