Cómo encontrar a Sirius, la estrella de año nuevo

La medianoche del 31 de diciembre te invitamos a dar abrazos de año nuevo y a mirar al cielo en busca de una estrella muy especial. Sirius es la estrella más brillante del cielo, a veces llamada la Estrella del Perro porque es parte de la constelación Canis Major, el Perro Mayor.


Esta imagen del telescopio espacial Hubble muestra a Sirio A, la estrella más brillante en nuestro cielo nocturno, junto con Sirio B, su débil y diminuta compañera estelar. Sirio B es el pequeño punto en la esquina inferior izquierda. Imagen vía H. Bond (STScI) / M. Barstow (Universidad de Leicester )

Cada año nuevo alcanza su punto más alto en el cielo alrededor de la medianoche, dando la bienvenida al año que se inicia.  ¿Cómo puedes encontrar a Sirius? Es fácil, porque esta estrella es la más brillante que vemos desde la Tierra, por eso su nombre significa chispeante o abrasador. 

Si buscas la estrella más brillante del cielo y aún no estás seguro, aquí hay una manera certera de identificarla. Busca las estrellas prominentes de la constelación de Orión, ya que el Cinturón de Orión siempre apunta a Sirius.

FUENTE: https://earthsky.org

ENTREVISTA. Dr. Jacob Crossett: “Siempre tuve intereses muy intensos, cada vez que encontraba algo que quería saber todo al respecto”

El Dr. Jacob Crossett llegó recientemente para ocupar un puesto postdoctoral en el Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso (IFA). Su posición está siendo financiada por una subvención conocida como Comité Mixto ESO-Chile, que apoya el proyecto “Understanding the connection between ram-pressure stripping and AGN” (“Comprendiendo la conexión entre la extracción de presión de ram y AGN”), cuya investigadora principal es la Dr. Yara Jaffé. 

Originario de Australia, el Dr. Crossett también trabajó en la Universidad de Birmingham en el Reino Unido. Ahora está de regreso en el hemisferio sur, donde se siente más cómodo mirando el cielo y está dispuesto a trabajar duro para comprender más sobre la vida de las galaxias medusas  y sobre cómo funciona el universo. 

¿Por qué postulaste a este puesto? 

Estoy interesado en la astronomía extra-galáctica y el trabajo aquí era con Yara, que ha trabajado con muchos de mis colegas, y el tipo de cosas que se están haciendo aquí, como mirar las galaxias medusas, mirar la extracción de presión de Ram, me parece muy atractivo. También es interesante porque Chile es un lugar muy conocido por los observatorios. 

¿Has estado en los observatorios del norte de Chile?

 Todavía no, pero esa es una de las experiencias que me encantaría tener

.¿Cómo fueron tus primeras impresiones del lugar que será tu hogar durante los próximos años?

Muchas cosas sucedieron muy rápido y he tenido que hacerme cargo de asuntos administrativos. Sé que muchas cosas han estado sucediendo en Chile, y lo ves en las tiendas, pero la gente sigue siendo amigable y feliz de conversar. Primero parece que podrían ser hostiles debido a la apariencia, pero luego te das cuenta de que en realidad están bien. Ha sido muy agradable, es grato estar en el hemisferio sur, ya que entiendo mejor el cielo. Y también es agradable estar en la costa. Fui con algunas personas a Con-con, que es lindo y pintoresco.

Hay algunas cosas que son similares, que no esperaba que fueran similares y hay otras que son realmente diferentes. Y es muy interesante saber las diferencias y las similitudes con otros lugares donde viví y visté.

Tu área de trabajo se basa en analizar el panorama general, dado que estudias galaxias y no objetos particulares. ¿Cómo te llamó la atención esto?

Realmente no lo sé. Me gustan todo tipo de áreas diferentes y esa fue la que me pareció atractiva en ese momento. No sé exactamente por qué y en realidad es una buena pregunta. Supongo que una cosa lleva a la otra.

¿Por qué crees que es importante saber cómo evolucionaron las galaxias?ç Siempre es interesante saber cómo funciona el universo, pero un poco más cercano a la gente, es importante comenzar a comprender todos estos procesos en las galaxias, ya que ahora estamos en una colisión con otra galaxia, con Andrómeda. No es por unos pocos miles de millones de años que se fusionarán y se encontrarán, pero ese es el futuro de nuestra galaxia y nuestro sistema solar. Podemos analizar eso analizando las observaciones de lo que le está sucediendo a otras galaxias en este momento, y luego saber qué le sucederá a nuestro hogar. Por supuesto  que es muy interesante investigar el destino del Sol y del Vía Láctea.

¿Cómo creció en ti tu motivación por la ciencia?

De niño siempre tuve intereses intensos. Cada vez que encontraba algo, quería saberlo todo. Solía ​​gustarme, como a la mayoría de los niños, los dinosaurios, pero en lugar de comprar una figurita de un T-Rex, leía todo sobre sus huesos y lo que significaría si encontraras una cosa así. Y siempre parecía tener estos intereses muy intensos por todo, porque siempre quise descubrir cosas y aprender.

¿Tienes otros intereses además de la ciencia?

Intento jugar al fútbol. Jugué en Australia y el Reino Unido, pero no sé si seré lo suficientemente bueno para jugar en Sudamérica, pero lo intentaré. Me gusta ver algunos deportes y me gusta jugar al fútbol australiano, que es un deporte muy extraño, si alguna vez tienes la oportunidad de verlo no tiene sentido para nadie, es un deporte muy extraño. Me gusta hacer deporte con otras personas. He hecho squash, tenis y fútbol. Me gusta jugar con otros como equipo y ser social, eso es lo que disfruto.

Investigadora del IFA forma parte de inédita serie documental que explora la intimidad de 10 científicos en Chile

  • En cinco capítulos de una hora de duración, el programa de TV “Efecto Eureka” devela por primera vez la vida profesional y personal de un grupo de destacados investigadores y su aporte al desarrollo científico del país, desde sus sueños, pasiones, hobbies, círculo familiar y su trabajo en terreno.
  • Uno de los investigadores destacados es la Dra. Amelia Bayo, astrónoma del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso (IFA) y Directora del  Núcleo Milenio de Formación Planetaria (NPF).

Durante cinco semanas disciplinas tan distintas y apasionantes como la astronomía, la geología, la biología o la psicología se tomarán las pantallas de Canal 13C. Serán algunos de los investigadores jóvenes más destacados del país los encargados de mostrar no sólo sus secretos, si no también su intimidad y sus historias humanas. Se trata de “Efecto Eureka”, una serie documental que por primera vez en la historia de la televisión local entrega una mirada intima de un grupos de científicos y científicas nacionales y extranjeros que viven en diversas regiones de Chile.

Realizada por la productora Neurona Group, con el financiamiento del proyecto Explora CONICYT de Valorización y Divulgación de la Ciencia y Tecnología 2018- 2019. El estreno televisivo será el próximo jueves 26 de diciembre a las 20:30 horas y tendrá repeticiones los días viernes a las 8:30 y 19:30 horas; miércoles a las 13:30 horas, sábados a las 18:30 horas y domingos 18:30 horas. 

Cada capítulo de una hora de duración, contiene dos historias, de un científico y una científica, respectivamente. Las mujeres retratadas son: Amelia Bayo astrónoma española que vive en Valparaíso, quien además de impulsar en Chile la fabricación de espejos para telescopios gigantes es una apasionada por el piano y el básquetbol y que, desde 2017 dirige el Núcleo Milenio de Formación Planetaria; Millarca Valenzuela, geóloga experta en meteoritos cuyo mayor sueño desde pequeña es volar, el cual logra cumplir gracias a sus hermanos en Antofagasta; Cristina Dorador, microbióloga que busca bacterias extremófilas en el desierto de Atacama y músico, quien volverá a tocar contrabajo por primera vez tras su maternidad frente a sus hijos; Liliana Pezoa, administradora de la Reserva Costera Valdiviana, quien trabaja por conservar el bosque nativo junto a la comunidad Mapuche de Huiro y es apasionada por el telar; y Carolina Simon Gutstein, paleontóloga brasilera y buzo que estudia los fósiles marinos en la Formación Navidad en la región de O´Higgins, cuyo hobby es aprender a bailar salsa con su novio.

Dra. Amelia Bayo, protagonista del tercer capítulo de “Efecto Eureka”

“Este tipo de programas que muestra la vida de los científicos es súper bueno porque los humaniza frente al público general”, comenta la Dra. Amelia Bayo. Respecto de otros puntos a favor, la astrofísica destaca que mostrar diversos tipos de científicas ayuda a que las niñas y jóvenes se identifiquen más fácilmente con alguna. “Es bueno que haya chicas que sean muy femeninas y además científicas, chicas que somos menos femeninas y además científicas, chicas que tienen familia, chicas que no queremos tener familia. Es muy bueno que haya representatividad y que también se nos muestre haciendo cosas diversas y con intereses diversos. Por ejemplo, en astronomía hay mucha gente a la que le gusta la música y que  tiene un pasado músico como yo. Es bueno dar a conocer las otras facetas”, enfatiza Bayo.

En cuanto a los hombres, en Efecto Eureka las historias de científicos están protagonizadas por: Gonzalo Pimentel, arqueólogo en San Pedro de Atacama quien creó junto con los pueblos originarios el Parque Arqueológico Chug Chug para proteger los geoglifos milenarios; Mylthon Jiménez, ecólogo cuyo sueño es crear en Valdivia un memorial que recuerde la tragedia nuclear de Hiroshima con la plantación de especies sobrevivientes traídas de Japón; Gonzalo Bacigalupe, psicólogo experto en resiliencia ciudadana ante desastres, quien tiene un gran talento en la pintura y expondrá sus obras por primera vez; Pablo Salucci, geógrafo estudioso del cambio climático en ciudades cuya pasión es componer música y hacer aeromodelismo junto a su hijo; y Christian Salazar, geólogo experto en paleontología quien llevará por primera vez a su padre a buscar fósiles al Cajón del Maipo, quien lo inspiró en el camino de las ciencias.

Amelia Bayo será una de las protagonistas en el capítulo 3 de la serie, junto a Gonzalo Pimentel. En dicha emisión, se mostrarán también aspectos relevantes de su trabajo. Sobre esto último, Bayo destaca la multidisciplinariedad, y el trabajo en difusión científica.

Es un recorrido íntimo por la vida de personas que han hecho de la ciencia su motivo de vivir. Pero que además son personas comunes y corrientes que tienen pasiones, sueños y vidas sumamente interesantes y multifacéticas. Por eso el objetivo de la serie es inspirar y poner en valor nuestro patrimonio humano-científico, a través estas personas con sus alegrías y sus dificultades, pero además busca mostrar el trabajo en terreno y a Chile como gran laboratorio natural”, señala Andrea Obaid, directora del proyecto.

El lanzamiento de la serie se realizará el próximo viernes 20 de diciembre a las 10:00 horas en la Universidad del Desarrollo en la comuna de Las Condes, Santiago, y contará con la presencia del Ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve.

FUENTES: Neuronagroup – Carol Rojas (NPF)

Clínica de Vinilo y Sound System, cuando el arte y la ciencia se unen en un evento extraordinario

  • La actividad tendrá lugar el 16 de enero en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso e incluirá una clínica de Vinilo y Sound System, que busca explicar de manera teórica y práctica cómo funciona este tradicional método de reproducción analógica, y terminará con un concierto de música reggae al aire libre.

Lorena Hernández es investigadora postdoctoral el Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la Universidad de Valparaíso (UV) y miembro del Proyecto Anillo de Agujeros Negros Supermasivos. Pero esta joven investigadora originaria del país vasco, en el norte de España, no sólo es una apasionada por la ciencia, también por el arte, y muy especialmente por la música. Es así como se animó a postular al Fondo de la Música del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, adjudicándose el proyecto titulado “Gramofonía, vinilos y cultura del sound system” para la producción de un disco en formato de vinilo.

“Soy astrofísica pero también soy cantante, y cuando vi que habían fondos de cultura para la música, postulé para grabar un disco. Entonces postulamos para hacer un disco en vinilo. Como yo estaba cantando con una gente de acá de Valparaíso que tienen un sistema de sonido que se llama sound system, que son unos parlantes que diferencian las frecuencias, entonces se me ocurrió que con ellos podría hacer la parte de difusión”, comenta la astrofísica, cuyo nombre artístico en el mundo del reggae es Sistah Lore.

“También me interesó incluir un aspecto educacional y hacer uno de los eventos de difusión en la universidad y para hacerlo más innovador, se me ocurrió que yo como física podía también aportar a hacer un seminario de física del sonido, de cómo se graba un disco en vinilo y cómo suena con los parlantes” precisa Hernández, quien también agrega: “Esta es la etapa de difusión del proyecto del fondo de cultura, que principalmente era grabar el disco, pero también es el inicio de un proyecto nuevo, que puede ser instaurar esta capacitación en la universidad”.

WE WANNA BE FREE

“We Wanna Be Free” se titula el álbum en el que llevan trabajando aproximadamente un año, grabado y mezclado en La Joya Music (Valparaíso, Chile). A este desafío se han sumado grandes músicos, productores y cantantes. El productor es Reaktor, con la participación de Charlie Checkz en la producción, guitarra y arreglos, Andreadlocks en la percusión y Jack Matta en los teclados. La voz principal es de Sistah Lore, y la acompaña en varios temas la porteña ChinitafarI.  El disco se caracteriza por la contribución de artistas internacionales, con un tema en combinación con el cantante londinense Reality Souljah, y tres de las versiones dub son mezcladas por productores conocidos a nivel mundial, como Roberto Sánchez, Dougie Consciouss y Don Fe.

La ilustración de la portada es de Joaquín Lagos y el diseño gráfico de Angelo Beale. El disco saldrá en vinilo LP a mediados de enero de 2020 y se compone de 12 temas, ocho de ellos con voz, y los otros cuatro son versiones dub. Previo al lanzamiento en vinilo, los interesados podrán acceder a la versión digital en diversas plataformas digitales, con algunos bonus track, siendo en total una composición de 16 temas. Por el momento, el pasado 9 de diciembre lanzaron el tema “We Wanna Be Free”, que está disponible en redes sociales Facebook/Instagram de Sistah Lore:

ESTRENO/BRAND NEW Sistah Lore – We Wanna Be Free

Lo prometido es deuda….aca va el ESTRENO/BRAND NEW Sistah Lore – We Wanna Be Free!!!! Si les gustó estén atentos porque se viene el disco completo muy muy pronto!!Single del album "We Wanna Be Free" de Sistah LoreGrabado, mezclado y producido en La Joya Music (Valparaíso)Productor musical/Music production: ReaktorCoros/Backing vocals: ChinitafarIGuitarra y arreglos/Guitar and arrangments: Charlie CheckzTeclado/Keyboards: Jack MattaPercusión/Percussion: AndreadlocksIlustración/Ollistration: ExtintoDiseño/Art Design: Angelo BealeHecho con amor ?Made with love ?We Wanna Be Free! ❤️

Publicado por Sistah Lore en Lunes, 9 de diciembre de 2019
https://www.facebook.com/184431705514092/videos/2518293331827829/

 Sistah Lore, arte y ciencia

Sus primeros pasos en la música los realizó en 2007 junto a las bandas de roots reggae Lutxana Crew y Chalwa Band. En 2008 se muda a Tenerife (Islas Canarias, España) y allí conoce a Jah Ray Taffari con quien colaboró junto a la banda Johnny’s Moon. En 2010 comienza a vivir en Granada (España), en la época en la que el sound system aparece más frecuentemente en España y comienza a cantar en estilo Sound System.  Después se mudó a Roma (Italia) en 2016 y a finales de 2017 a Valparaíso (Chile), motivada por su carrera científica como astrónoma. Desde entonces ha sido corista en la banda “Black Iwa Roots”, cantante en Quebrada Sound System junto a La Máquina del Beat y trabaja con el productor Reaktor en La Joya Music, donde acaban de terminar de grabar este disco.

“Yo empecé a cantar hace como diez años, pero nunca me planteé el ser artista profesionalmente. Cuando llegué a Valparaíso, que es una ciudad muy artística, se empezaron a dar las cosas y terminé grabando un disco de música reggae, con un poquito de neo soul y algunos otros estilos”, comenta la investigadora con gran humildad, ya que durante este 2019, realizó un tour por Latinoamérica junto a Reality Souljah, pasando por México, Peru y Brasil, y a su paso por España se la pudo ver cantando con algunos equipos de sonido de su natal Euskal Herria como King Burning Sound System o Euskal Dub Etxea Sound System.

El evento que tendrá lugar el 16 de enero en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valparaíso (Gran Bretaña 1111) será un clínica de Vinilo y Sound System orientada a estudiantes y profesores/as de ciencias o áreas afines, y busca explicar de manera teórica y práctica cómo funciona este tradicional método de reproducción analógica. La actividad se dará inicio a las 14:30 horas con una presentación general de la física de ondas, pasando por un taller de montaje de a cargo de Quebrada Sound System, para finalmente terminar con un concierto en vivo, siempre en formato de vinilo y presentando su propio trabajo.

A continuación detalles del programa del 16 de enero:

14:30 a 16:00  FÍSICA DE ONDAS

Teoría básica de física de ondas. Funcionamiento del gramófono o tocadiscos y los discos de vinilo, Explicación sobre la física de sonido a través de este medio de reproducción analógica.

16:15 a 17:15  MONTAJE SOUND SYSTEM

Taller interactivo donde a medida que se va montando y cableando el sound system se explicará cada componente y se aplicarán conceptos visto en el módulo anterior. Participa Quebrada Sound System

17:30 a  19:00   SISTAH LORE – PRESENTACIÓN DEL DISCO WE WANNA BE FREE

Presentación del disco en vinilo en combinación con Quebrada Sound System. Esta será una actividad recreativa donde
los asistentes podrán disfrutar de música en vivo con cantantes, siempre en formato vinilo.

Contacto: difusion.ciencias@uv.cl

INSCRIPCIONES

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdnixNCI19ivBh3Kg5MTexSRRcc61Y-o4h6vZ7y0knI-hCcsw/viewform

Se abre llamado para postular a la 2ª Escuela de Verano de Astronomía para Profesores

Por segundo año consecutivo, la Universidad de Valparaíso será sede de la Escuela de Verano de Astronomía, dirigida a profesores de educación básica y media, tanto de la Región de Valparaíso como de la Región Metropolitana. La actividad tendrá lugar el miércoles 15 de enero en Edificio CIAE (Blanco 1931, Valparaíso) entre las 8:30 y las 18:00 horas, y este año tendrá un enfoque práctico con novedosos talleres que los educadores podrán aplicar en el aula.

La Escuela de Verano de Astronomía para Profesores, es una actividad libre de costo que tiene como objetivo principal educar y actualizar los conocimientos de profesores sobre astronomía, tomando como temas centrales áreas específicas de investigación científico-astronómica.  Esta capacitación es financiada por el Proyecto Anillo de Agujeros Negros Supermasivos (Conicyt ACT172033), el cual es administrado por la Universidad de Concepción, y del cual la Universidad de Valparaíso y la Pontificia Universidad Católica de Chile también forman parte.

Pueden postular a esta actividad profesores y profesoras de física o ciencias, de enseñanza básica y media, que actualmente se desempeñen activamente en aula en establecimientos educacionales particulares, subvencionados y/o municipalizados, provenientes de las ocho provincias de la Región de Valparaíso: Isla de Pascua, Los Andes, Petorca, Quillota, San Antonio, San Felipe de Aconcagua, Valparaíso, Marga Marga así también, se aceptará un cupo limitado de postulantes de otras regiones del país.

Los contenidos se impartirán en formato de cursos (clases presenciales) y talleres (actividades prácticas para profesores de básica y media), guiados por astrónomos profesionales del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso y la Universidad de Concepción, como también profesionales invitados de otras instituciones.

La Escuela incluye materiales y se otorgarán becas de transporte para profesores y profesoras provenientes de comunas alejadas o rurales pertenecientes a la Región de Valparaíso, que lo soliciten. También se facilitará un bus de acercamiento para profesores provenientes de Santiago, saliendo a las 7:30 am  desde el Campus San Joaquín,  de la Pontificia Universidad Católica de Chile y saliendo de regreso a las 18:30 horas desde el edificio CIAE. Cabe mencionar que todos los participantes con un 100% de asistencia recibirán un certificado de participación y que este año la escuela cuenta con un cupo máximo de 60 participantes.

Los interesados deben enviar sus antecedentes hasta el viernes 3 de enero de 2020 a través de la ficha de postulación , la cual deberán completar online desde la página www.astro.udec.cl o www.ifa.uv.cl o solicitarla al correo astroescuelaprofes@gmail.com

La lista de seleccionados se dará a conocer públicamente en el sitio web del Departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción, www.astro.udec.cl y el sitio web del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso, www.ifa.uv.cl, el martes 7 de Enero de 2020.

Postulaciones en el siguiente enlace:

https://forms.gle/Vknrz8ZniyWXYW9F9

MAYORES INFORMACIONES:  astroescuelaprofes@gmail.com

Estudio revela que efímero gas en disco de escombros al rededor de una estrella sería un exocometa evaporado

Un grupo internacional de astrónomos liderado por Daniela Iglesias, estudiante de doctorado del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso (IFA) y parte del Núcleo Milenio de Formación Planetaria (NPF), estudió el disco de escombros alrededor de la estrella HR37306 y concluyó que la presencia inusual y fugaz de gas en él se debía a un exocometa que se evaporó por completo dejando una estela de gas en forma de anillo alrededor a la estrella. El estudio fue publicado en la prestigiosa revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

La investigación de este tipo de fenómenos inusuales entrega datos sobre etapas tempranas de la formación de planetas. En el estudio participaron también los académicos del IFA/ NPF  Johan Olofsson y Amelia Bayo,  el investigador postdoctoral Matias Montesinos, y los estudiantes de postgrado Nicolás Godoy y Catalina Zamora.

Los investigadores analizaron una muestra de 300 discos de escombros, buscando la presencia de gas en ellos. Uno de ellos era el que rodea a HR37306, el que había sido observando anteriormente, sin presentar algún tipo de actividad. Sin embargo, nuevas observaciones de 2017, obtenidas durante ocho días seguidos, evidenciaron absorción de gas. “Este año hicimos una nueva observación para saber si seguía el gas ahí, pero ya no estaba. El espectro volvió a verse como era antes. Lo curioso de las detecciones es que eran mucho más intensas y anchas de lo que normalmente se detecta cuando hay algo de gas, y además el gas estaba ionizado, y para que esto ocurra debe ser gas muy caliente y probablemente estar muy cerca de la estrella”, indica Daniela Iglesias.

Debido a lo inusual de estas detecciones, comenta la científica, se analizó este disco de varias maneras, estudiando todas las posibilidades que podrían explicar el fenómeno. Además de los espectros tomados se consideraron datos fotométricos –que miden cuánto brilla la estrella en distintas fechas– para ver si había disminución simultánea de la luz de la estrella con el evento detectado en los espectros, pero no fue así. Finalmente, se analizó imágenes directas del objeto tratando de detectar el disco de escombros, pero al ser bastante débil esto no fue posible.

“Descartamos que fuera algo instrumental, porque revisamos otras estrellas observadas en las mismas noches con el mismo instrumento y no había nada similar. Estudiamos la posibilidad de que fuera gas eyectado por la estrella, formando una envoltura, pero esto es muy poco probable debido a que la estrella no gira lo suficientemente rápido como para eyectar este material”, comenta Iglesias. Agrega que también se estudió la posibilidad de que fuera un planeta muy cerca de la estrella evaporándose, pero debido a que la duración del evento era de ocho días, el planeta debía estar bastante lejos de la estrella para que el tránsito durara ese tiempo y, por lo tanto, no produciría gas ionizado como el detectado.

“Concluimos que la explicación más probable para nuestras detecciones sería un exocometa que se evaporó por completo dejando una estela de gas en forma de anillo en torno a la estrella, la que permaneció por varios días antes de desvanecerse debido a la radiación estelar”, explica la astrofísica.

Cabe destacar que si bien se han detectado exocometas anteriormente con este método, pero nunca antes habían identificado algo tan grande y que durara tantos días. Por esto, el equipo concluyó que para que ocurran fenómenos de este tipo, probablemente debe haber un cuerpo más masivo –quizás un planeta– en el sistema, que cause este tipo de inestabilidades. “Estudiar estos fenómenos es muy interesante porque son bastante inusuales y nos entregan información sobre etapas tempranas de la formación de planetas”, recalca Daniela Iglesias.

Sobre los pasos a seguir, la investigadora comenta que se observará este objeto utilizando ALMA para buscar restos de gas en otros puntos de la órbita. Además, los investigadores obtendrán más espectros de este objeto con cierta periodicidad, para detectar este tipo de fenómenos y así entender mejor el sistema.

Crédito de la imagen que ilustra la nota: ESO/L. Calçada

Link a la publicación científica

FUENTE: Carol Rojas / Núcleo de Formación Planetaria (NPF)

Sesión especial de dos coloquios académicos con invitados extranjeros invita a conversar sobre diversos aspectos de las enanas blancas

El martes 10 de diciembre a las 10:30 horas en la sala Juan Mouat, del Instituto de Física y Astronomía (IFA) (Gran Bretaña 1111), se llevará a cabo una sesión especial de dos coloquios orientados a académicos y alumnos de la universidad. Las sesiones contará con  con un pequeño break para discusión entre ambos.

La primera ponencia titulada “Danza de la muerte en el cementerio planetario”  será presentado por el Dr. Boris Gänsicke (Universidad de Warwick, Reino Unido) quien recientemente publicó junto al académico del IFA Matthias Schreiber en la revista Nature un artículo también relacionado con enanas blancas. 

Muchos de los planetas conocidos en nuestro sistema solar,  como Marte y otros , sobrevivirán a la evolución posterior a la secuencia principal de su estrella anfitriona, el sol,  en una enana blanca (WD). Sin embargo, las interacciones posteriores dispersan asteroides, lunas y posiblemente planetas enteros profundamente en el potencial gravitacional de la WD, donde se interrumpen y finalmente se acrecientan.

Dr. Boris Gänsicke (Universidad de Warwick, Reino Unido)

En esta charla el autor revisará la rica evidencia observacional de los sistemas planetarios evolucionados en las WD, y discutirá cómo el estudio de estos sistemas puede informarnos sobre las condiciones y la eficiencia de la formación de planetas, y sobre las arquitecturas de los sistemas planetarios externos inaccesibles a las detecciones directas.  

La segunda ponencia titulada “Compactos binarios enanas blancos con componentes magnéticos” será presentada por el Dr. Gagik Tovmassian del Instituto de Astronomía UNAM, Sede Ensenada, México. 

Dr. Gagik Tovmassian del Instituto de Astronomía UNAM, Sede Ensenada, México. 

El Dr. Tovmassian presentará un caso complejo de binarios compactos con componentes magnéticos, que desafían una definición clara. La existente  abundancia de evidencia observacional de que los sistemas están separados se enfrenta al hecho de que experimentan una tasa de acreción extremadamente alta. Se necesita un enfoque poco ortodoxo para poder  interpretarlos, abriendo el debate a nuevas formas de revisar los datos existentes.

ENTREVISTA A MÓNICA ZOROTOVIC: “Miro hacia atrás y no me imagino trabajando fuera de la academia”

La Dra. Mónica Zorotovic, profesora adjunta del IFA, realizó sus estudios de pre y postgrado en la Pontificia Universidad Católica de Chile y su tesis de doctorado en el Observatorio Europeo Austral (ESO-Chile) como parte del programa “ESO Studentship Program”. Ha centrado su trabajo en la investigación de estrellas binarias cercanas compactas, pasando de un enfoque observacional hacia uno más teórico. Conversamos con ella en su oficina, donde llega muy temprano y pasa horas programando y analizando datos frente al computador. Disciplinada y rigurosa, se siente cómoda trabajando con números y está orgullosa de sus contribuciones a la ciencia, de las que nos contó un poco, como también de su recorrido personal para llegar donde está.

¿Qué son las estrellas binarias cercanas compactas y por qué te interesa estudiarlas?

Las estrellas binarias son dos estrellas, gravitacionalmente ligadas, que orbitan alrededor de un centro de masa común. Una importante fracción de las estrellas del Universo se formaron de a pares, o incluso triples o más. Se consideran cercanas aquellas que durante su evolución experimentarán transferencia masa, mientras que el término compactas se refiere que al menos uno de los componentes del sistema es un objeto compacto, típicamente el remanente de una estrella que ya agotó todo su combustible.

En el caso particular de los sistemas que yo estudio, se trata de enanas blancas, similares al remanente que dejará el sol al morir, con compañeras muy cercanas. Sus periodos orbitales son de tan solo algunas horas, lo que implica que durante su evolución la estrella más masiva envolvió a su compañera. La fricción produjo una dramática reducción de la distancia entre ambas y la expulsión de la envoltura de la estrella más masiva, revelando así su núcleo inerte que luego se enfrió para convertirse en la actual enana blanca.

No siempre he estudiado estos sistemas, mi tesis de pregrado la hice en el estudio observacional de un cúmulo globular. Sin embargo, ya entonces me llamaba la atención el efecto que producían las estrellas binarias en las características observables del cúmulo, y quería entender la teoría detrás de lo que observábamos. Tenía claro que me gustaba el área de la astronomía estelar, pero me di cuenta que el trabajo observacional no era lo que me apasionaba. Por una parte soy una persona diurna, trabajo desde temprano, pero me cuesta estar despierta de noche. Y por otro lado, todo lo relacionado con la reducción de datos me parecía un poco monótono. Siempre me gustó más la parte de analizar, y por eso mi tesis de doctorado la enfoqué en el estudio de la evolución de sistemas binarios compactos.

¿Cuál es la diferencia entre el trabajo observacional y el que tú realizas ahora?

Los astrónomos con un enfoque más observacional son los que se saben todos los detalles de los telescopios, los instrumentos disponibles y cuales les sirven para lo que quieren observar, coordenadas de los objetos astronómicos, tiempos de exposición… y cuando obtienen los datos suelen ser ellos mismos los encargados de reducirlos y obtener los parámetros que se puedan derivar de la observación. Un astrónomo teórico en cambio se dedica al estudio y desarrollo de nuevas teorías, modelos, ecuaciones o simulaciones.

Yo no podría clasificarme ni como puramente teórica ni tampoco como observacional, porque si bien no observo ni reduzco datos, trabajo en conjunto con un grupo observacional, y la retroalimentación entre la observación y la teoría es lo que lleva a   mejorar cada vez más los modelos. Así he desarrollado códigos computacionales para reconstruir la historia evolutiva de sistemas observados, y para simular poblaciones, ajustando los parámetros libres según las restricciones que la observación nos aporta. Por eso participo también en las propuestas observacionales, pero aportando a la justificación científica de ésta: por qué es importante observar esos objetos o qué vamos a poder derivar de las observaciones.

¿Cuál es el trabajo que más te enorgullece?

Hay varios artículos que son mundialmente reconocidos en el área, especialmente de mi tesis doctoral (el año 2010 y 2011), porque restringimos parámetros que ahora mucha gente usa, ya sea para simular o para comparar con observaciones, y eso genera muchas citas. Además gracias a ellos obtuve el premio a la mejor tesis doctoral en ciencia de mi universidad el año 2011. Pero el artículo que más me gusta es más reciente, por lo que no está todavía entre los más citados, aunque igual ya es bastante reconocido. Se trata de un nuevo modelo de evolución de estrellas variables cataclísmicas, que publicamos  hace tres años con el Dr. Matthias Schreiber (también del IFA, UV). 

¿En qué consiste ese modelo?

Las variables cataclísmicas son un tipo de estrellas binarias compactas, en que una enana blanca recibe masa de una compañera y cuyos periodos orbitales son de solo un par de horas. Esta masa se acumula alrededor de la enana blanca, y cada cierto tiempo se produce una erupción llamada “nova” en la superficie, en la que se expulsa este material hacia el medio interestelar. Por décadas, había varias discrepancias entre lo que las simulaciones de estos sistemas predecían y lo que realmente se observaba, y cuando se trataba de resolver alguno de estos problemas introduciendo alguna modificación a la teoría, otros problemas empeoraban.

Lo que desarrollamos con Matthias fue un nuevo modelo que pudiera resolver uno de estos problemas, relacionado con la distribución de masa de las enanas blancas, el cual nosotros mismos habíamos evidenciado en el año 2011 y que se había convertido en uno de las peores discrepancias entre teoría y observación. Encontramos que era necesario que muchos sistemas, especialmente los que tienen enanas blancas de baja masa,  experimentaran un merge después de comenzar a transferir masa, algo así como una fusión de ambas estrellas. Si bien este modelo inicialmente fue puramente empírico, es decir que fue ajustado para reproducir la distribución observada de masas, encontramos también una posible explicación teórica para la causa de esta fusión. El modelo no solamente resolvía el problema para el cual lo habíamos ajustado, sino que mejoraba también la semejanza entre simulaciones y observaciones con relación a otros parámetros en los que había discrepancia.

Después vinieron una serie de publicaciones en las que hemos puesto a prueba el modelo, en todos los casos con éxito hasta ahora. Esta nueva aproximación se ha vuelto mundialmente aceptada y  por lo mismo fui invitada a dar una charla sobre el tema en una conferencia en California (EE.UU.) el 2018 y en Sicilia (Italia) hace algunos meses, y un artículo review sobre evolución de variables cataclísmicas fue aceptado para publicación recientemente. El modelo funciona, se está usando, y ver que otros grupos de investigación usan un modelo que uno desarrolló es muy gratificante.

¿Cómo se sitúa la Universidad de Valparaíso respecto a este tema a nivel mundial?

En variables cataclísmicas el grupo de la UV es reconocido a nivel mundial, tanto así que seis integrantes del IFA fuimos invitados el pasado septiembre a presentar nuestros trabajos en un workshop que se realiza cada dos años en la isla de Sicilia (Italia) para discutir los últimos avances relacionados con este tipo de estrellas.

Yo diría que somos además el grupo más fuerte de investigación en binarias compactas, en general, dentro de Chile. Varios profesores del Instituto nos dedicamos a esto, ya sea desde la parte más teórica (Matthias y yo) u observacional (Claus Tappert, Nikolaus Vogt, Maja Vuckovic), investigación en la que también participan investigadores postdoctorales y estudiantes de postgrado del Instituto.

¿Qué le recomendarías a alguien interesado en astronomía?

Primero yo siempre le aclaro a los más jóvenes que la astronomía no es esa cosa romántica de poner el ojo en el telescopio. Vi mucha gente en el pregrado que entraba a la carrera porque tenían un telescopio en la casa y se sabían las constelaciones de memoria, o les gustaba la astrofotografía, cosas más relacionadas con la astronomía amateur. Pero en realidad para estudiar astronomía hay que tener mucha habilidad y  gusto por las matemáticas y la física, además de la computación, ya que probablemente te vas a pasar los días sentado frente a una pantalla, reduciendo o analizando datos, intentando entender la física que hay detrás.

La parte romántica de la astronomía se ve cuando uno hace difusión. Lo mismo para quienes piensan que van a trabajar en un observatorio. Como astrónomo, si eres observacional, es probable que visites observatorios de vez en cuando, para tomar datos. Pero la mayor parte del trabajo se hace desde una oficina en alguna universidad o centro de investigación. La mayoría de la gente que trabaja en los observatorios no son astrónomos, sino que son ingenieros y técnicos.

Si quieren trabajar en un observatorio es mejor que estudien ingeniería, si quieren hacer ciencia, que estudien astronomía. También tienen que tener en cuenta que la carrera académica es larga y difícil, no es solamente un pregrado de 4 o 5 años. Hay que seguir estudiando por muchos años, seguir un postgrado y luego unos años de postdoctorado en que uno se dedica a la investigación pura, para luego optar a un puesto en la academia donde se combine la enseñanza con la investigación. Eso significa que, por lo general, uno no va a encontrar estabilidad laboral hasta pasados los 30 años.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser mujer en ciencia?

Hay algunas becas o puestos de trabajo que favorecen a las mujeres, o buscan un balance entre la cantidad de hombres y mujeres que se las adjudican. Pero no se si eso haya solucionado el problema de la igualdad de oportunidades, y sobre todo de condiciones, para las mujeres en ciencia. Si uno mira las estadísticas, en astronomía en particular, la cantidad de hombres y mujeres es similar en pregrado e incluso en postgrado. La caída en el porcentaje de mujeres viene después, durante el postdoc o en la academia.

No creo que se trate de un tema de interés en la ciencia, porque por algo hacemos el doctorado, sino que creo que está relacionado con la edad en que una no quiere seguir postergándose para tener hijos. Yo tuve a mi hijo en el postdoctorado, a los 32 años, porque ya no quería seguir esperando un trabajo estable. Cuando postulas a un puesto  en la academia, nadie mira mucho tus notas o donde estudiaste, lo que importan son tus publicaciones, cantidad y citas, especialmente las de los últimos 5 años. En la mayoría de las postulaciones a las mujeres nos dejan incluir un año más de artículos por cada hijo que tuvimos. Pero mi currículum no solo se vio afectado el año que nació mi hijo. Recién a los tres años volví al nivel de publicaciones que tenía antes de embarazarme, cuando lo más probable es que si no hubiera sido mamá las publicaciones hubieran seguido aumentando de forma continua.

La productividad creo que va más allá de si puedes ir a la oficina o no. Tu cabeza ahora está en otra parte, con otras preocupaciones que antes no tenías, otras motivaciones incluso. En mi caso la motivación por la ciencia y la enseñanza sigue, me encanta lo que hago, pero no puedo dedicarle el mismo tiempo que le dedicaría si no fuera mamá, y ante cualquier emergencia con mi hijo, él es mi prioridad por sobre el trabajo. Es un tema super complejo, porque más allá de los aspectos legales o los beneficios que se entreguen, hay un tema biológico y psicológico que al menos en mi caso me ha impedido enfocarme en el trabajo igual que antes, y eso que solo tuve un hijo. De todas formas el IFA me ha dado la flexibilidad necesaria para poder ser profesora, investigadora y mamá, a mi ritmo, y hay que destacar que somos el instituto con mayor porcentaje de mujeres académicas en astronomía.

¿De dónde nace tu interés por la ciencia?

El interés por la astronomía es algo que me llegó con el tiempo, pero el interés por la ciencia lo tuve siempre. Cuando chica estaba siempre haciendo preguntas, buscando los por qué a todo. Me acuerdo una época que quería ser arqueóloga y cada vez que íbamos a algún lugar volvía con el auto lleno de piedras de distintas composiciones. Me gustaba mucho también la química, y me metí a talleres desde muy chica, de química y de programación. Mi mamá me apoyaba y me compraba los materiales para hacer experimentos en la casa. Pero tuve mala suerte con la química en el colegio, porque tuvieron problemas para encontrar un buen reemplazo a una profe que se fue, y prácticamente mi formación en el tema llegó hasta primero medio. Pero en esos mismos años me empecé a enamorar de la física, sobre todo porque tenía un profe que nos hacía experimentos, y me motivaba a investigar más allá de lo que él enseñaba. Por eso tomé el electivo de física, donde solo eramos dos compañeras, y ahí comencé también a descubrir la astronomía.

Tu experiencia coincide con la de otros científicos, en la  que hay un profesor que marca y motiva por una vocación científica

De todas maneras. Creo que para la mayoría de los niños y jóvenes, su única aproximación a la ciencia es lo que les enseñan en el colegio, y si el profe no los motiva, es difícil que puedan tener una vocación científica.  Mi hijo tiene a dos papás con formación científica, y estamos pendientes de motivarlo, de hacer los experimentos cuando no los hacen en clase, de llevarlo a las ferias de la ciencia, y darle respuestas a todas sus preguntas, pero creo que esa no es la norma, y si tus papás no saben de ciencia o no están motivados por el tema, el profesor del colegio es clave.  

¿Y cómo llegaste a optar por astronomía?

Tuve la suerte de que la carrera de licenciatura se abrió cuando yo estaba en cuarto medio. Mi profesor de física me motivó bastante, y me animó a ir a un congreso que se realizó en 1998 en Vicuña (en el valle del Elqui) por la inauguración del observatorio Mamalluca. Allá escuchando las charlas, compartiendo con aficionados y profesionales del área, y por el ambiente que había, me di cuenta que eso era lo que yo quería. En algún momento durante la licenciatura en Astronomía pensé en sacar una pedagogía después, porque me gusta mucho enseñar, pero la investigación me llamaba, y continuar con estudios de postgrado me iba a permitir combinar la investigación con la enseñanza (a nivel universitario). Ahora miro para atrás y no me imagino trabajando en algo fuera de la academia.

Astrónomo del IFA participa en hallazgo que ofrece visión del futuro de nuestro sistema solar

Una investigación publicada hoy miércoles 4 de diciembre en la prestigiosa revista científica Nature ,y en la que formó parte el astrónomo del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso (IFA), Matthias Schreiber, descubrió un planeta gigante, helado y oculto muy similar a Neptuno, que gira alrededor de lo que fuera el núcleo de una pequeña estrella extinta, o enana blanca.




El equipo de astrónomos, utilizando observaciones y cálculos, obtuvo una representación más clara de este sistema único (impresión artística). (Mark A. Garlick)

Esta es la primera evidencia de un planeta orbitando a una enana blanca, en forma de un disco de gas producido a partir de su atmósfera en evaporación. “El planeta orbita a la estrella (que tiene una cuarta parte de su tamaño), una vez cada diez días, dejando una cola de gas similar a un cometa a su paso, compuesta de hidrógeno, oxígeno y azufre”, así lo describió el astrofísico UV, quien además es subdirector del Núcleo de Formación Planetaria (NPF).

Modelo único

Las enanas blancas son remanentes estelares que se producen cuando una estrella con masa similar al Sol agota su combustible nuclear. Entonces, las capas externas de esta estrella se desprenden quedando el núcleo inerte al centro, al que desde ese momento se le llama enana blanca.

Actualmente, se conocen cerca de tres mil estrellas albergando planetas, y se estima que la mayoría de ellas terminará su vida como enanas blancas. Los modelos teóricos indican que estos sistemas planetarios, incluido nuestro Sistema Solar, pueden sobrevivir a la metamorfosis de las estrellas que los alberga.

El descubrimiento, que fue realizado de manera colaborativa por astrónomos del IFA de la UV, del NPF y del Departamento de Física de la Universidad de Warwick de Inglaterra, quienes utilizaron el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral, instalado en Chile, sugiere que podría haber otros planetas alrededor de esas estrellas, esperando ser descubiertos.


En unos 6 mil millones de años, el Sol habrá evolucionado hasta convertirse en una enana blanca. Mientras que los planetas internos serán destruidos, los planetas gigantes exteriores del Sistema Solar sobrevivirán a esta evolución. Durante unos pocos millones de años, la enana blanca estará lo suficientemente caliente como para evaporar los planetas gigantes de gas sobrevivientes. Una fracción del gas será acumulada por la enana blanca, y será detectable para las futuras generaciones de astrónomos alienígenas.

“Se sabe que los elementos pesados que vemos en las atmósferas de enanas blancas vienen de la acreción de material planetario como cometas y asteroides. Por eso, se hicieron famosas ya que permiten estudiar la composición química de planetas rocosos. Sin embargo, ahora encontramos que una enana blanca también puede adicionar material de la atmósfera de un planeta gaseoso y podemos verlo cayendo en ella”, dijo el astrónomo.

Matthias Schreiber demostró que la enana blanca caliente (de 28 mil grados Celsius), produce la evaporación lenta de este gigante helado bombardeándolo con fotones de alta energía y convirtiendo su masa perdida en un disco de gas alrededor de la estrella, el cual acreta más de tres mil toneladas de material por segundo.

Futuro sistema solar

Schreiber advirtió que “en cierto sentido el hallazgo nos brinda una visión del futuro muy lejano de nuestro propio sistema solar”. Finalmente, llevando este caso al sistema solar el astrofísico señaló: “cuando nuestra estrella se quede sin combustible, en aproximadamente 4 mil 500 millones de años más, eliminará sus capas externas, lo que destruirá Mercurio, Venus y, probablemente, la Tierra, quedando la enana blanca al centro del sistema”.

En un artículo complementario dirigido por Schreiber y el astrónomo Boris Gaensicke, publicado en Astrophysical Journal Letters, los astrofísicos detallan cómo esta enana blanca irradiará suficientes fotones de alta energía para evaporar Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Al igual que en el presente hallazgo, parte de ese gas atmosférico terminará en la enana blanca dejada por el Sol y será observable para las futuras generaciones.

Los astrónomos argumentan que esta evaporación planetaria, y la posterior acumulación de enanas blancas jóvenes, es probablemente un proceso relativamente común que podría abrir una nueva ventana para estudiar la composición química de las atmósferas.

Última charla pública del año nos trajo sorpresas sobre Plutón

El lunes 2 de diciembre el académico de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Dr. Jorge Cuadra, visitó Valparaíso para deleitarnos con una interesante exposición titulada “Sorpresas en el Corazón de Plutón”.

En Julio del 2015, la nave New Horizons sobrevoló Plutón. Las imágenes que tomó revelan una gran variedad de paisajes escarpados y lagos congelados, los que indican que Plutón es un planeta geológicamente activo.

En esta charla el expositor revisó cómo es la actividad geológica en otros cuerpos similares del Sistema Solar, desde los planetas rocosos hasta los satélites de Júpiter. Comparándolos con Plutón, la audiencia comprendió por qué las imágenes de este objeto son tan sorprendentes.

NASA / Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory / Southwest Research Institute

La actividad tuvo lugar a las 15:00 horas en el centro de extensión de la Universidad de Valparaíso,. La charla fue totalmente gratuita y gracias al apoyo de SOCHIAS y ESO, se contó con intérprete de lengua de señas, como parte de nuestro afán por desarrollar actividades inclusivas para personas con discapacidad auditiva.